| 7/7/2006 12:00:00 AM

Convergencia: la legislación la hará posible

En tecnologías de información y comunicación, los siguientes cuatro años serán claves para dejar el papel y lograr avances que lleven al país a involucrarse en la economía del conocimiento y asentarse en la sociedad de la información: un paso adelante hacia el desarrollo contemporáneo que ya no se basa solo en manufacturas.

Luego de un período de cambios que ha impulsado el sector de telecomunicaciones, los jugadores y analistas del mercado esperan que ahora, con el relevo en el Ministerio de Comunicaciones, se le dé prioridad a la convergencia de servicios, contenidos y formatos que une movilidad, telefonía fija, internet y entretenimiento con lo corporativo. La convergencia tecnológica plantea problemas de reglamentación y legislación, que pueden hacer la diferencia para el desarrollo de este negocio.

Por ahora, la profundidad de las medidas no es suficiente y los jugadores y operadores de la industria anhelan lograr mayor claridad y contundencia en busca de la masificación de internet, el paso obvio y olvidado, al parecer, para alcanzar mayor penetración de banda ancha que se ha convertido en la bandera del sector. "Se habla mucho de la banda ancha y, aunque todos estamos de acuerdo en su importancia, aún no se ha solucionado el tema de la tarifa plana para internet conmutado, que es la base para pensar en avanzar en el tema de penetración de otras tecnologías de conectividad", explica Reinaldo Cruz Figueroa, de IFX Networks, proveedor de internet y banda ancha, socio de negocios de ETB. En este renglón, es clave reformar y homogeneizar las tarifas de internet por demanda y prepago, ya que solo el de suscripción, dominado por los operadores estatales, ha hecho efectiva la medida que en 2003 determinó la baja de costo del impulso telefónico, para abaratar el costo del minuto de conexión. Los operadores estatales dominantes y dueños de las redes solo abarataron la modalidad de suscripción, mientras que aumentaron el costo del minuto de impulso para las otras. "Esto ha sido una piedra en el camino para la conectividad por cobre, mientras que los cableros han sabido capitalizar la mala estrategia y lideran el mercado de conexión en hogares y luchan la punta en corporativo", comenta Cruz.

Pensar en entrar al juego de la convergencia y sus oportunidades es una quimera, si no se cuenta con una gran comunidad social conectada a la banda ancha, y comunidades más pequeñas conectadas por redes baratas cada vez más rápidas. Por esto, desarrollar por la red negocios de gran impacto y con alcance nacional no es posible en el mediano plazo, si no se solucionan cuestiones de base como la de una verdadera tarifa plana para internet. Un paso más allá sería facilitar la innovación y el crecimiento empresarial de contenidos (televisión, software empresarial y de entretenimiento, telefonía, medicina…) y adoptar legislaciones que favorezcan la verdadera masificación de internet apoyadas en el sector privado.

Las demás tareas

Aumentar la penetración de internet, a tasas de crecimiento superiores al 20% anual, y aumentar la penetración de banda ancha, con crecimientos por encima del 40% anual, como lo quiere el gobierno y lo ha expuesto el mismo Ministerio, requiere, según los directivos de las ISP (proveedoras de valor agregado), de este primer paso, pero también de otros tres detalles: la desagregación del bucle (o red integral del operador dominante), una rebaja mayor de las licencias para WiMax, la regulación del uso de voz sobre IP y un punto que no compete a este Ministerio directamente pero que es fundamental para que la penetración crezca: definir la estrategia para aumentar la penetración de computadores en el país por PC de bajo costo (con Microsoft o su rival de la MIT y Negroponte).

En el caso de WiMax, la forma en que se estructuró la concesión de licencias no facilita que jugadores con oferta de contenidos a sectores como el empresarial, tengan camino abierto a este tipo de conectividad. La única manera en que pueden hacerlo es con operadores nacionales o regionales, que tienen acceso a las licencias, aseguran las ISP, cuando en sus operaciones poder montar WiMax para la entrega de último tramo de sus servicios ayudaría a su masificación y a ofrecer menores precios lo que, entre otras oportunidades de negocio, les acercaría a las pyme como clientes tecnológicos, toda vez que los prestadores de conectividad también pueden proveer soluciones como ERP y CRM, gracias a las alianzas con multinacionales y desarrolladores locales.

Complementando una política de fácil acceso a los jugadores no dominantes a conectividad WiMax para última milla (segmento de entrega al cliente final), es indispensable que se reglamente la desagregación de la red de los operadores principales, que si bien se dispuso en la resolución 087, no facilita la negociación entre unos y otros para aprovechar la red existente y, en cambio, ha favorecido un ambiente de competencia entre empresas públicas y privadas sobre una misma red. Esto hace que los privados dependan de sus competidores públicos para prestar servicios, desaprovechando las sinergias y las inversiones que podrían hacer si se les facilita el acceso a la red, y con las que ganaría el usuario final al contar con servicios de mayor calidad a menor precio, gracias al uso eficiente de la infraestructura existente para banda ancha ADSL. No se espera una regulación que entregue gratis la red pagada con creces por los operadores, pero sí una que clarifique la forma de hacer negocios entre ambos lados. Un ejemplo de esto es lo que ha sucedido en España, donde luego de tomar la decisión de desagregar el bucle abonado (red total), el crecimiento de líneas ADSL instaladas aumento en más de un millón en 2005, según datos de la Asociación de Internautas del país ibérico.

Sobre los computadores de bajo costo, es importante concretar el proyecto de exención del IVA para estos equipos, aprobada en la reforma tributaria. Pero sobre todo apoyando las iniciativas de ensambladores y manufactureros colombianos, que pueden amortiguar el efecto de la tasa de cambio en los precios.

En los últimos cuatro años, hubo avances sustanciales en el sector de telecomunicaciones, pero para que Colombia tome la delantera en el tema, es necesario que se aliste el camino de la verdadera convergencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?