| 11/10/2006 12:00:00 AM

Construcción de una política de propiedad intelectual

Con la entrada en vigencia del TLC, Colombia tendrá que elevar el tema de la protección de los derechos de propiedad al nivel de política pública, con lo cual puede competir en nichos de mercado basados en la producción de tecnología y conocimiento.

Las economías de hoy están basadas en el conocimiento, lo que implica que el desarrollo económico y el bienestar de la población dependen más del acceso a la tecnología y a su producción, que al control sobre los recursos naturales. La protección de los derechos de propiedad intelectual es la piedra angular de este proceso y de la manera como se regule y se articule con los tratados internacionales, en especial con el Tratado de Libre Comercio que Colombia negoció con Estados Unidos, va a depender en gran parte la forma en que el país aproveche el conocimiento que genera.

Para Bruce Lehman, presidente del Instituto Internacional de Propiedad Intelectual de Estados Unidos (IIPI) y miembro activo de la comisión asesora de la dirección general de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), la firma del TLC con Estados Unidos es una oportunidad para que Colombia diseñe e implemente una política en propiedad intelectual que vaya más allá del mismo y que, por consiguiente, aporte al desarrollo económico del país y lo direccione a la economía de la información y el conocimiento.

En el capítulo de propiedad intelectual, Colombia negoció entre otros, su adhesión a varios tratados internacionales relacionados con la materia, la promoción de la innovación y el desarrollo tecnológico, la obligación de compensar al solicitante cuando el trámite de solicitud de las patentes se demore más de cinco años, exclusividad en el uso de datos de prueba agroquímicos por 10 y 5 años para la protección de datos de prueba de productos farmacéuticos y el endurecimiento de los controles para delitos como la piratería y la falsificación. Según Santiago Pinzón, experto nacional en propiedad intelectual, aunque el tratado se convierte en una oportunidad para que el país explore y explote nichos de mercado en los que nunca ha entrado, todas estas disposiciones también lo obligan a asumir grandes retos.

El primero es fortalecer las entidades que administran y protegen los derechos de propiedad intelectual, como la Superintendencia de Industria y Comercio y la Unidad de Delitos contra la Propiedad Intelectual de la Fiscalía. En la misma línea es necesario capacitar a fiscales, jueces, agentes de aduana, policías de frontera, funcionarios de la Dian y, en general, todos los agentes que hacen parte de este sistema institucional para garantizar la observancia de los derechos y castigar de manera más efectiva delitos como la piratería y la falsificación.

Por su parte, el sector privado, principal gestor de los procesos de innovación y creación de conocimiento, debe comprometerse con la promoción de la cultura de la protección y ponerse a la par con las economías desarrolladas que producen patentes para poner una pared de fuego alrededor de sus innovaciones.

También es necesario armonizar las disposiciones del TLC con la normativa andina. La adopción de los acuerdos internacionales exige repensar las Decisiones Andinas 345 y 486 que regulan el tema de la propiedad intelectual en la Comunidad Andina de Naciones; sin embargo, esto no implica hacer grandes sacrificios pues esta tiene uno de los desarrollos legales de mayor amplitud y sofisticación en Propiedad Intelectual.

Dinero habló con Bruce Lehman, sobre los retos y posibilidades que, para Colombia, trae el régimen de propiedad intelectual.

¿Cuál es el papel de la propiedad intelectual en el crecimiento económico y el desarrollo de las naciones?

La economía de hoy está basada en el conocimiento y en el desarrollo de los bienes intangibles. Los países que más han crecido durante los últimos años son aquellos que han invertido en la producción de tecnología y en su protección. Por ejemplo, Taiwán, una isla con escasez de recursos naturales, viene creciendo a niveles impresionantes por utilizar productivamente la capacidad de invención, la creatividad y la capacidad para crear tecnología. En esta estrategia, jugó un papel importantísimo el desarrollo de mecanismos claros para patentar sus ideas y para proteger su propiedad intelectual, lo que le ha permitido explotar bienes intangibles alrededor del mundo, incentivar la innovación y la inversión de multinacionales en su territorio.

Algunos analistas han asegurado que la masificación de internet ha llevado a la eliminación de la protección de los derechos de autor y propiedad intelectual. ¿Qué opina usted de estas afirmaciones?

Internet es una herramienta que ha hecho posible democratizar el conocimiento, pero no por ello elimina la protección de los derechos de propiedad intelectual. Por el contrario, ha llevado a que se creen nuevas formas de definirlos.

¿Qué significa para Colombia en materia de propiedad intelectual la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos?

Sin duda, Colombia puede beneficiarse de la integración comercial con Estados Unidos. El TLC es una oportunidad para diseñar e implementar una política en propiedad intelectual que vaya más allá del mismo tratado, para fortalecer sus sistemas de protección, y para que todo el potencial de innovación del país se beneficie por su entrada a uno de los mercados económicos más grandes del mundo.

¿Qué sectores de la economía del país pueden aprovechar su potencial innovador y beneficiarse de las patentes?

Colombia, uno de los principales productores de café en el mundo, podría revisar sus procedimientos y su forma de producirlo para encontrar aquellos conocimientos que hacen únicos estos procesos, patentarlos y licenciarlos en otros países productores como Brasil o Vietnam. También debería aprovechar el uso del español y el potencial innovador de sus programadores, para el desarrollo de software. Microsoft, por ejemplo, obtiene ingresos anuales por US$40.000 millones por la explotación de sus patentes.

El TLC es una oportunidad para que el país invierta en el desarrollo de medicamentos genéricos. La integración comercial permite realizar transferencia de tecnología entre laboratorios para que apliquen las mejores herramientas y avances tecnológicos en investigación de nuevos productos. Además, la ventaja de estar en una zona tropical con acceso a una riqueza natural única permite identificar nuevos elementos para encontrar curas a enfermedades.

¿Cuáles son los desafíos que tendrá que enfrentar Colombia, si quiere estar al nivel de otros sistemas efectivos de protección de propiedad intelectual?

Colombia ya ha creado una red institucional para la protección de la propiedad intelectual; sin embargo, debe fortalecerse para enfrentar los retos de la integración comercial y el crecimiento de la economía de la información y el conocimiento. El gobierno y el sector privado deben trabajar de la mano. El primero tiene que fortalecer su capacidad para administrar y proteger la propiedad intelectual y el segundo tiene que ayudar a que en el país se genere un cambio de mentalidad, un cambio cultural en el ámbito de la protección para diversificar e identificar el portafolio de los activos que pueden ser sujeto de protección y de este modo, crear nuevos nichos para hacer negocios y competir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?