Competitividad y ambiente

| 4/9/2001 12:00:00 AM

Competitividad y ambiente

Peter Cornelius, director del Global Competitiveness Report, analiza los resultados del Indice de Sostenibilidad Ambiental, en el que Colombia ocupó el puesto 36.

Aunque muchos de los objetivos de las políticas ambientales se han formulado en términos de la sostenibilidad, en especial desde la Cumbre de la Tierra de 1992, no es claro cómo se cuantifica. De hecho, se han realizado pocos intentos para desarrollar una medida amplia que refleje la extraordinaria complejidad de la sostenibilidad. Por tanto, no es sorprendente la gran atención que atrajo el Indice de Sostenibilidad Ambiental (ESI, por sus siglas en inglés) que presentó el Grupo de Estudio de los Líderes Mundiales por el Mañana del Foro Económico Mundial en Davos.

El ESI, en un intento por medir el progreso total hacia la sostenibilidad ambiental, clasifica 122 países en función de cinco componentes:



Salud de los sistemas ambientales, como la calidad del aire y el agua.

Presiones y riesgos ambientales, como los niveles de contaminación.

Vulnerabilidad humana implícita al daño ambiental.

Capacidad social e institucional para enfrentar los retos ambientales.

Contribuciones a la administración ambiental mundial.

En conjunto, Finlandia, Noruega y Canadá se clasificaron en los tres primeros lugares. En una escala de 0 a 100, estos países obtuvieron entre 78,1 y 80,5 puntos, lo que indica que aun en esos casos, hay mucho por hacer. En contraste, los países con menor puntuación de sostenibilidad fueron Haití, Arabia Saudita y Burundi, con puntajes entre 24,7 y 30,1.



Aunque según el ESI, América Latina en conjunto se clasificó en la mitad, la sostenibilidad ambiental de los países individuales parece variar de manera considerable (ver la tabla), con puntajes como los obtenidos por Argentina (19), Costa Rica (26) y Brasil (28). México, la segunda economía de la región, solo se clasificó en el puesto 73.



Un análisis más detallado revela que existen diferentes factores responsables de las clasificaciones totales. Por ejemplo, Colombia, que se clasificó en el puesto 36, obtuvo altas calificaciones por la cantidad de recursos hídricos, sus esfuerzos por reducir las presiones de desechos y consumo, y la capacidad de respuesta del sector privado. Pero obtuvo una baja calificación con respecto a la ecoeficiencia y a las distorsiones que crean los subsidios que llevan a decisiones de consumo que perjudican el ambiente.



Aunque el ESI contiene información invaluable, como las áreas críticas que deben atenderse para que asciendan en la escala de la sostenibilidad, la gran preocupación de los políticos y las comunidades económicas continúa siendo que esto solo sería posible a expensas de la competitividad económica.



Sin embargo, la evidencia empírica no apoya esta creencia popular. Al contrario, parece que en la escala mundial, existe una correlación positiva entre la competitividad y la sostenibilidad ambiental. En otras palabras, los países que cuentan con las condiciones para crecer rápidamente en el mediano plazo, de acuerdo con el Informe de Competitividad Mundial (GCR, por sus siglas en inglés), que publicaron el Foro Económico Mundial y la Universidad de Harvard, tienden a sobrepasar a otros en términos ambientales. De hecho, más de la mitad de los 10 países con mejor desempeño en términos del ESI, se clasificaron en el primer cuartil de la clasificación del GCR (Finlandia, Canadá, Suecia, Suiza, Australia, Dinamarca). A su vez, los países con un pobre desempeño en el ESI, tienden a presentar desventajas competitivas importantes. Esto también se aplica a países latinoamericanos como Venezuela, El Salvador y Ecuador.



A primera vista, esto puede parecer sorprendente. Sin embargo, existen varios factores que pueden incidir.



En primera instancia, las regulaciones ambientales estrictas y transparentes pueden proporcionar importantes incentivos para la innovación. Cuando se preguntó "si el cumplimiento de las normas ambientales ejerce una influencia positiva sobre la competitividad a largo plazo mediante el impulso para que las empresas mejoren los productos y los procesos", la mayoría de las personas que respondieron provenientes de los países más competitivos en la GCR estuvieron de acuerdo. De manera interesante, muchos de ellos son ahora líderes mundiales en la exportación de nuevas tecnologías ambientales.



Segundo, las políticas ambientales de sostenibilidad pueden reflejar simplemente un buen gobierno. Es probable que los países que cuentan con la correcta infraestructura administrativa (por ejemplo, competencia del sector público, derechos de propiedad, marco legal firme), científica y técnica se desempeñen satisfactoriamente en un amplio rango de áreas, incluida la de la sostenibilidad ambiental. Esto también se aplica a las empresas independientes.



Tercero, el buen gobierno corporativo constituye un requisito para el éxito de los emprendedores, y un buen desempeño ambiental de la empresa puede percibirse como un indicador de su buen gobierno. De hecho, esto se toma en cuenta en el ESI que incluye factores como el número de empresas con certificación ISO 14001 y miembros del Consejo Económico Mundial para el Desarrollo Sostenible en cada país.



Aunque los hallazgos empíricos no establecen una relación de causalidad entre la competitividad económica y la sostenibilidad ambiental, sí sugieren que un marcado desempeño ambiental y una reglamentación ambiental estricta no son inconsistentes con el crecimiento económico y la prosperidad. Son buenas noticias desde el punto de vista de la política. Dado que el estándar de vida se encuentra ligado intrínsecamente al ambiente natural, las políticas de protección del ambiente pueden también mejorar la competitividad del país y deben ser parte integral de la estrategia de crecimiento del país.



Indice de Sostenibilidad Ambiental y Clasificación de Competitividad
  País ESI 2001 Puntaje (0-100) GCR 2000
Argentina 19 62.5 45
Costa Rica 26 58.8 38
Brasil 28 57.4 46
Bolivia 30 56.9 51
Chile 31 56.6 28
Panamá 34 55.9 ...
Cuba   35 54.9
Colombia 36 54.8 52
Perú 38 54.3 48
Nicaragua 43 51.9 ...
Ecuador 44 51.8 59
Venezuela 47 50.8 54
Paraguay 54 48.9 ...
Guatemala 61 47.3 ...
Honduras 64 46.9 ...
República Dominicana 72 45.4 ...
México 73 45.3 43
El Salvador 84 43.7 50
Jamaica 88 42.3 ...
Haití   22 24.7
Número total de países 122 59  
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.