Colombia, una oportunidad

| 11/24/2000 12:00:00 AM

Colombia, una oportunidad

En los próximos años vendrá un gran boom que la inversión extranjera no se puede perder.

Estoy muy complacida de poder compartir con ustedes mi perspectiva sobre la situación de seguridad en Colombia. En primera instancia, la pregunta crucial es si sus empresas van a lograr ganancias en ese país. Y si este es el caso, si es posible lograr este objetivo dentro de límites razonables de riesgo para su personal e instalaciones. La respuesta al primer interrogante es, casi con certeza, afirmativa.

El segundo interrogante no puede ser absuelto con un grado de certeza aceptable debido a la cantidad de elementos desconocidos involucrados en la puesta en marchadel Plan Colombia. Pero responderé de la manera más clara posible a sus inquietudes.



Ambiente empresarial



Colombia ha sido por mucho tiempo un sitio clave para los negocios e inversiones estadounidenses. Actualmente, cerca de 120 empresas estadounidenses se encuentran operando en Colombia y muchas más tienen algún tipo de relación. La inversión directa total estadounidense se encuentra cercana a los US$8.000 millones, es decir, cerca del 11% del PIB. Estas empresas han creado casi 150.000 empleos directos y cerca de cuatro veces esa cifra en empleos indirectos. Nuestra presencia cubre un amplio rango que se extiende desde las industrias de extracción como la Occidental en petróleos, Drummond y Exxon en carbón, hasta la generación de energía eléctrica como KMR, operaciones industriales con General Motors en el área automotriz (automóviles y camiones), y Colgate-Palmolive y Frito-Lay en productos de consumo. Las empresas estadounidenses tienen una fuerte presencia en las áreas de tecnología de la información y las telecomunicaciones, con ejemplos como IBM, AT&T y BellSouth, así como en la de proveedores de servicios financieros tales como BankBoston y Chubb.



Las empresas estadounidenses están realizando inversiones estratégicas a pesar del largo historial de problemas de Colombia. Por ejemplo, en mayo, BellSouth adquirió una participación adicional de un tercio en Celumóvil, un proveedor líder de comunicación inalámbrica con 700.000 suscriptores en las zonas norte y oriental de Colombia. Al adquirir esta participación, BellSouth compró Cocelco, el proveedor líder de este tipo de comunicación en la zona occidental de Colombia. En conjunto, estos dos negocios ascendieron a cerca de US$700 millones. También en este activo sector, Globaltron, empresa con sede en Estados Unidos, compró el 75% de las acciones de Interloop, fuerza local en la convergencia de los servicios de telefonía e internet, en una transacción de US$100 millones.



Colombia es el vigésimo quinto mercado de Estados Unidos en el mundo y el quinto en Latinoamérica, después de México, Brasil, Argentina y Venezuela. Estados Unidos es el mayor socio comercial de Colombia, con ventas en ese país de cerca de US$4.000 millones anuales, una participación del 32% del mercado colombiano de importación de US$10.000 millones. Estados Unidos representa el mercado de exportación más importante para una variedad de productos colombianos básicos como café, azúcar y carbón, así como para productos con valor agregado, como vestuario y alimentos procesados.



Como resultado de la mala imagen colombiana, no es de extrañar que las empresas estadounidenses no quieran venir. La recomendación sobre viajes emitidas por el Departamento de Estado describe a Colombia como "uno de los países más peligrosos del mundo" y advierte que los ciudadanos estadounidenses no deben realizar viajes innecesarios a este país. La recomendación tiene la intención de llegar a la mayor audiencia posible, sin diferenciar el propósito o itinerario de viaje. No solo los turistas, sino también los empresarios reciben este mensaje. Las empresas se preguntan si vale la pena el riesgo de enviar un funcionario a cerrar un negocio, mucho menos realizar un viaje de exploración o considerar un negocio significativo o un compromiso de inversión.



Aunque esta mala imagen que presentan los medios forma parte de la verdad, no representa toda la realidad. La experiencia diaria de muchas empresas estadounidenses que continúan operando normalmente tiene igual validez.



Consideremos el ámbito del mercado a largo plazo. Tanto dentro de la región latinoamericana como en el mundo en general, Colombia se sitúa de manera sólida en la mitad del grupo de países en vías de industrialización ricos en recursos agrícolas y mineros y con economías de manufactura y de consumo bien diversificadas. El país tiene un sistema democrático estable con modernos procesos legislativos y judiciales; políticas de apertura en fomento del comercio y la inversión, un ámbito regulatorio, tributario y aduanero relativamente consistente, así como una moderna y adecuada infraestructura y telecomunicaciones. De particular importancia es su fuerza laboral con un buen nivel educativo y de fácil entrenamiento con una fuerte ética laboral y alta productividad.



Las compañías internacionales perciben a Colombia como una de las economías más competitivas en la región, un país abierto a las empresas que presenta poco riesgo con respecto a la apropiación de bienes, repatriación de utilidadesy otros importantes aspectos corporativos. Después de 40 años de un crecimiento económico continuo, la mayor tasa de crecimiento de Latinoamérica, en 1997 se presentó una severa recesión que se prolongó hasta finales de 1999. Esta fase descendente conllevó la parálisis empresarial y de inversión. Los temores sobre la seguridad y, en particular, la disponibilidad de rendimientos más atractivos en otras partes, como la bonanza del mercado accionario en Estados Unidos, exacerbó la fuga de capitales representados en activos que se sacaban del país. Pero el gobierno colombiano reaccionó de manera responsable al aceptar las recomendaciones del FMI, devaluar el peso y emprender la reestructuración necesaria en el sector financiero.



Ahora, los indicadores económicos sugieren que la recesión terminó y que las reformas económicas e institucionales se han implementado. Este año se espera un retorno a un crecimiento modesto del PIB cercano al 3%. El problema reside en que la confianza en el área de negocios e inversión sigue siendo débil y el desempleo se encuentra en límites inaceptablemente altos.



En mi opinión, Colombia representa una de las grandes ofertas del hemisferio para los inversionistas estadounidenses. Los bienes raíces son baratos. Los negocios están en oferta. El mercado accionario colombiano se encuentra subvaluado. Lo más importante es que existen muchos colombianos, profesionales entrenados y dedicados, con una vasta experiencia que puede ser capitalizada por las empresas estadounidenses.



En otras palabras, las empresas estadounidenses tienen la oportunidad de aprovechar esta ganga y posicionarse en lugar preferencial de una de las historias de éxito en Latinoamérica.



Ambiente empresarial futuro



Se preguntarán por qué es importante apoyar el establecimiento de empresas estadounidenses en Colombia en vez de recomendarles que vayan a otros países. Ya mencioné el potencial de mercado para las oportunidades de negocios a mediano y largo plazo en Colombia, así como la posición del país como un eje regional andino y del Caribe. ¿En cuánto tiempo esto será una realidad?



Como primera consideración, creo que el Plan Colombia tendrá éxito. Contribuirá de manera material a una Colombia próspera y pacífica. La guerrilla irá a la mesa y el proceso de paz se realizará. Como antigua embajadora en El Salvador durante tres años, puedo decir que cuando llega el proceso de paz, toma tiempo y es difícil y costoso. Pero sucederán dos cosas, como sucedió en El Salvador: los colombianos regresarán al país en mayor número del esperado y traerán su dinero con ellos. La reprimida demanda empresarial causará una bonanza, al menos durante los dos primeros años. Las empresas estadounidenses querrán estar ahí cuando comience la recuperación.



Más aún, hay elementos estructurales que beneficiarán a las empresas estadounidenses. La relación exportaciones frente al PIB es una de las menores del hemisferio, menor aún que las de El Salvador y República Dominicana. La relación del valor agregado de las exportaciones es aún menor para una economía comparativamente industrializada. El gobierno desea duplicar las exportaciones dentro de los tres años venideros. Esto significa que las empresas colombianas necesitan modernizar sus instalaciones de producción y sistemas de distribución. Necesitarán tecnología, bienes y servicios.



Riesgo corporativo



De acuerdo con las complejas fórmulas aplicadas por los analistas de riesgo corporativo, ¿qué resultados obtuvo Colombia?



En mi opinión, la evaluación del riesgo corporativo en Colombia no tiene qué ver con la estabilidad del gobierno, los recursos nacionales, las oportunidades de negocios e inversiones, la repatriación financiera, la transparencia o con los buenos ciudadanos colombianos. Los riesgos reales potenciales y percibidos se deben a que los traficantes de drogas, las narcoguerrillas y los paramilitares se involucren en actividades criminales. Las fuerzas de seguridad interna de Colombia no pueden detenerlos.



En el análisis final, como en cualquier situación, cada corporación debe sentirse cómoda con la decisión de venir a Colombia o permanecer allí. El gobierno de Estados Unidos no puede absolver estas preguntas. Lo que sí puede hacer y lo hará en conjunto con la Embajada en Colombia es proporcionar la mejor cooperación posible para ayudar en la toma de decisiones.



Para terminar, quisiera leer una cita de Franklin Delano Roosevelt, palabras que escribió al final de la Gran Depresión de los años 30:



"Un elemento básico para la paz duradera es un buen nivel de vida para todos los hombres, mujeres y niños de todas las naciones. Vivir libre de miedo siempre está ligado a vivir libre de necesidades. Se ha demostrado una y otra vez que si el nivel de vida de un país sube, así mismo lo hacen su poder adquisitivo, y este incremento alienta un mejor estándar de vida en sus socios comerciales".



La clave para la paz y la prosperidad en Colombia, como en cualquier país, es que su gente tenga la libertad de trabajar sin miedo para su propio beneficio, el de su familia, su comunidad y su país. Gracias.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.