| 11/13/2009 12:00:00 AM

Cambios contables, en el partidor

La adopción de normas internacionales en la contabilidad traerá grandes cambios a las empresas. Pero también para los contadores, auditores y firmas de software.

En enero de 2010, las empresas de servicios públicos domiciliarios del país tendrán que iniciar su transición hacia el modelo de presentación de sus estados financieros bajo las Normas Internacionales de Información Financiera (Niif, o Irfs, por su sigla en inglés), aprobadas por la Ley 1314 del 13 de julio de este año.

El nuevo esquema, que hoy está vigente en la mayoría de países del mundo, cambia de manera radical la forma de llevar la contabilidad y permitirá que la información financiera de una empresa en Colombia pueda ser leída y equiparada con otra similar en cualquier lugar del mundo.

Poner en marcha este cambio requerirá de varias etapas, arrancando por una fase de diagnóstico y evaluación de los recursos que necesitarán para llegar a una convergencia plena con los estándares de las Niif, que comenzó desde hace varios meses para las empresas de servicios públicos y terminará en diciembre con la expedición del modelo de convergencia para el sector.

La segunda comienza en enero de 2010, con un periodo de transición hacia el nuevo formato que incluye un balance de apertura -con corte de inicio el 1° de enero- y la apropiación de los recursos técnicos, humanos y financieros para ajustar los sistemas de información, procesos y políticas contables al nuevo modelo.

A estas dos etapas les sigue, en 2011, la adopción de las nuevas normas internacionales, ya que para diciembre de ese año se podrán hacer lecturas comparativas de los estados financieros.

El primer grupo de empresas que adoptará la norma -servicios públicos domiciliarios- está integrado por alrededor de 100 compañías grandes que hoy desarrollan negocios de energía, gas natural, aseo y telecomunicaciones y más de 1.000 pequeñas y medianas que prestan servicios de acueducto y alcantarillado en los distintos municipios.

Para las demás empresas del país se aplicarán las mismas fases, arrancando en 2011, pues la ley establece que de manera paulatina se irán incorporando distintos sectores. Su adopción será en 2014.

Qué tan profunda será esta transformación, cuánto costará y qué cambios se pueden esperar en el sector empresarial son algunas de las inquietudes que rondan hoy a los hombres de negocios, que comienzan a hacer sus cuentas.

Para comenzar, si bien el impacto de la adopción de estos estándares internacionales se sentirá de manera directa en los departamentos de contabilidad, su efecto será mucho mayor. Juan Carlos Sánchez, socio de auditoría de Deloitte explica que, tanto las universidades como las entidades de control, las empresas de auditoría, software y los profesionales de áreas como contaduría, economía y administración, también tendrán que 'cambiar el chip' y actualizarse para atender las crecientes necesidades del mercado. En las universidades, el cambio de pensum es una prioridad en el área contable.

Este proceso ha desatado una avalancha de capacitaciones e información para los profesionales del área, que se mantendrá en los próximos años, cuando el mayor volumen de las empresas colombianas comience a operar con las nuevas normas.

Jorge Piñeiro, socio director de Assurance, en Ernst & Young, explica que la actividad de capacitaciones ha sido considerable y desde hace varios meses participan en seminarios, diplomados y posgrados, preparando a los profesionales del área y compartiendo la experiencia internacional de la compañía en estos temas.

También en tecnología los cambios son grandes. Alexander Saravia, gerente comercial de la firma de software Neoris Colombia, explica que para las empresas será crítico la adopción de sistemas de información que soporten los cambios en las normas y por ello es fundamental afinar el criterio de escogencia de los mismos.

Cuestión de método

Nadie duda de los beneficios de contar con estándares internacionales en la contabilidad de las empresas colombianas. Sin embargo, implicará un costo para estas, que hoy nadie se atreve a cuantificar pero que tendrá que incorporarse dentro de los presupuestos de todas las compañías que operan en el país en los próximos tres años.

Contratación de auditores para adoptar los estándares, compra de software con los nuevos parámetros, capacitación del personal contable y modificación de las políticas y procedimientos que estaban ligados al anterior esquema contable, son algunos de los nuevos costos en que deberán incurrir las empresas.

Algunas, sin embargo, llevan cierta ventaja. Benjamín Estrella, secretario de la Cámara Financiera de Andesco, explica que algunas compañías de servicios públicos están familiarizadas con el tema, ya sea porque sus casas matrices están en el exterior y han tenido que 'traducir' los estados financieros colombianos a las normas internacionales, o porque tiene inversiones en países donde los exigen.

En este grupo cabe mencionar a ISA, Isagen, Empresas Públicas de Medellín y Empresa de Energía de Bogotá, que tienen negocios en el continente. Otras como Emgesa, Codensa o Gas Natural, conocen del tema porque sus casas matrices están en el exterior. Incluso, algunas fuera del ámbito de los servicios públicos como AeroRepública, Carvajal, Nacional de Chocolates o Ecopetrol también han hecho reportes bajo el formato Niif.

Para algunos expertos, la gran incógnita está en la adopción de este modelo para las pequeñas y medianas empresas. Juan Colina, socio líder de Ifrs en Price Waterhouse Coopers (PwC), explica que, si bien se creó una norma internacional de información financiera para las pequeñas y medianas empresas (por parte de la Iasb), esta "no simplifica el camino, sino básicamente reduce el número de revelaciones o de detalle en la información que deben presentar las empresas en sus estados financieros".

La carrera por adoptar las normas internacionales de información financiera ya arrancó en el país y el gran reto para las empresas será embarcarse en este proceso con anticipación, para evitar futuros dolores de cabeza.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?