| 8/8/2003 12:00:00 AM

Al Congreso

Los proyectos de ley en el Congreso contienen puntos importantes en el terreno fiscal. Su tránsito exitoso será una tarea compleja.

Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda, necesita recobrar en esta legislatura la dinámica en cuanto a sanción de proyectos de ley. En la pasada se aprobaron pocos proyectos -entre los cuales cabe resaltar la Ley de Responsabilidad Fiscal que estaba en discusión desde abril de 2002-, en comparación con la exitosa y maratónica primera legislatura de la administración Uribe. La tarea será difícil, pues hay muchos proyectos en cola en momentos en que a pesar de las mayorías uribistas en el Congreso, este último ha tendido a ser más crítico y autónomo al cumplirse ya un año sin relaciones clientelistas y sin auxilios entre el poder Ejecutivo y el Legislativo.

El principal compromiso es presentar una Ley de Reforma al Estatuto Orgánico del Presupuesto (EOP) antes del próximo 30 de septiembre, que es un criterio de desempeño estructural en el acuerdo que Colombia suscribió con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Además, la nueva agenda legislativa contiene iniciativas para ampliar la base de contribuyentes de renta y penalizar la evasión. También contempla reformas constitucionales para reforzar la noción de restricción presupuestal, que complementarían la reforma al EOP y las normas de responsabilidad fiscal aprobadas en julio de 2003 (ver recuadro).

Para algunos analistas, sin embargo, las mejoras que introducirían estas reformas a la situación fiscal serían marginales. El Contralor, por ejemplo, sostiene que la solución gruesa sería reformar el régimen de transferencias y reducirlas en por lo menos $2 billones al año. Pero el presidente Uribe no está contemplando este tema, como lo sugiere el documento Conpes de programación macro para 2003 y 2004 que menciona que una nueva reforma a las transferencias no es políticamente viable. La verdad es que el tema es crítico, pues según cálculos del Minhacienda, un 96% del presupuesto es inflexible y de este total, un 36% corresponde a las transferencias.

No obstante, otros afirman que las iniciativas de esta legislatura van en la dirección correcta. En últimas, buscan alternativas para flexibilizar el gasto y, además, pretenden internalizar la restricción fiscal de largo plazo y mejorar la asignación del gasto público. Dada la magnitud del problema fiscal pendiente de solución final, los mercados y los analistas prestarán gran atención al curso que tome esta nueva agenda económica en el Congreso.



Reforma al presupuesto

La Dirección de Presupuesto del Ministerio de Hacienda está conformando un equipo de asesores, entre los cuales estarán los ex ministros Eduardo Wiesner y Luis Carlos Valenzuela, para discutir el borrador de reforma al EOP para presentarlo antes del 30 de septiembre de 2003. La filosofía general de la reforma es atacar la rigidez del EOP, mejorar el proceso de asignación de gasto y brindar transparencia al proceso presupuestal.

Carolina Rentería, directora de presupuesto, comentó a Dinero que la reforma se concertará con el Congreso. Este paso es muy importante para algunos expertos políticos, en la medida en que se teme que se abra la puerta para que se "desarme" el EOP y el legislativo capture el proceso de reforma. En este escenario, el gobierno tendría que hundir la reforma.



Ley antievasión

Esta iniciativa, que penalizará la evasión, según Minhacienda, incorporará a la tributación a 1'400.000 personas que, pese a que deben declarar, no lo hacen. También rebajará los requisitos para presentar declaración de renta sin modificar las tasas. Así, pasarán a declarar este impuesto quienes tengan un patrimonio bruto de $100 millones e ingresos anuales de $40 millones. Por último, se incentivará la recuperación de la cartera morosa de la DIAN. Hoy se estima que la cartera morosa supera los $2,2 billones.



Los actos legislativos

En el campo económico, hay dos importantes actos legislativos radicados en el Congreso. Uno, presentado por el Ministerio del Interior, contiene un artículo que haría que los jueces dejen de ordenar gasto. El otro acto legislativo se denomina "reformas estructurales a la Constitución", presentado conjuntamente por el Minhacienda y el ministro del Interior. Su debate será muy polémico pues cubre 7 capítulos distintos de la Carta, propone reformas a 27 artículos de la Constitución y mezcla una gran multiplicidad de temas, como la penalización de la droga, la eliminación de personerías y grandes cambios en Hacienda Pública, entre otros. Este salpicón de alguna manera aumenta la probabilidad de que la discusión se centre en temas políticos y los artículos que le interesan a Hacienda sean aprobados. El tema dará para largo pues un acto legislativo debe surtir dos legislaturas.

Este acto legislativo de "reformas estructurales" estipula que la Ley de Presupuesto tendrá como objetivo central garantizar la estabilidad macroeconómica y la solvencia fiscal de la Nación y corresponder al Plan Nacional de Desarrollo.

Este acto legislativo también establece que no podrá haber rentas nacionales con destinación específica con excepción de las participaciones previstas en la Constitución a favor de los departamentos, distritos y municipios, las destinadas a educación, seguridad social, agua potable, saneamiento ambiental y deporte. Hoy estas rentas (sin pensiones y transferencias a las regiones) ascienden a más de $3 billones.

Lo más novedoso de este acto legislativo es la posibilidad que le daría al gobierno para congelar o reducir los gastos de inversión de un año a otro. Hasta el momento, el gobierno ha tenido la obligación de aumentarlo año tras año.

En síntesis, la aprobación de estas reformas será muy importante para mejorar la estabilidad fiscal del país en los próximos años y reducir las necesidades de endeudamiento público. Se requiere, sin embargo, mayor esfuerzo por el lado del gasto, por ejemplo, flexibilizando el esquema de transferencias a las regiones, para lograr resultados contundentes y despejar de una vez por todas el panorama fiscal de Colombia. El reto que enfrenta el ministro Carrasquilla es formidable y esta legislatura será un termómetro de su capacidad de sacar adelante una apretada agenda de reformas con un Congreso mucho más extrovertido en su crítica al gobierno.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?