Agenda públicaLa mini-reforma financiera

| 11/23/2001 12:00:00 AM

Agenda públicaLa mini-reforma financiera

Ojalá, la nueva reforma financiera que presentó el gobierno al Congreso sea la última en muchos años.

La nueva reforma financiera que fue radicada en el Congreso contiene una extensa lista de cambios que atienden necesidades coyunturales, y otros que fortalecen la Superintendencia Bancaria e incrementan la protección de los usuarios, lo cual mejora su confianza en las entidades financieras.



Si bien los ajustes corrigen reconocidas debilidades e introducen medidas necesarias y bienvenidas, preocupa que un sector que exige estabilidad en las reglas del juego esté entrando en una onda similar a las ya frecuentes reformas tributarias. No hay que perder de vista que la reforma al Estatuto Orgánico del Sistema Financiero (EOSF), liderada por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, llega dos años después de la anterior reforma financiera, la Ley 510 de 1999.



La propuesta inicial presentada por el gobierno, que probablemente sufrirá modificaciones en el Congreso, resuelve temas como el futuro de los bancos de segundo piso y del colector oficial, a la vez que crea e impulsa distintas modalidades de crédito tendientes a promover sectores como la vivienda y la pequeña empresa.



Si bien se había considerado la posibilidad de fusionar el Instituto de Fomento Industrial (IFI) con otros bancos oficiales de segundo piso, la reforma propone especializarlo en la industria y las mipyme. Además, propone modificaciones al régimen legal de la Central de Inversiones S.A. (CISA), para que pueda celebrar todos sus actos y contratos bajo el régimen de derecho privado y comience en firme el proceso de recuperación de los activos improductivos que adquirió de la banca pública, para ayudar a sanearla y aliviar el costo de la crisis financiera en al menos 0,3% del PIB. El proyecto busca también autorizar el leasing habitacional a los bancos comerciales cuya cartera hipotecaria represente más del 50% de su actividad de crédito, y considera el leasing operativo para efectos contables y tributarios. Este mecanismo ha sido utilizado con éxito en varios países y, de aprobarse, crearía una nueva opción para la financiación de vivienda.



Una iniciativa interesante que trae la reforma es el desarrollo de microcrédito con destino a las pequeñas empresas en Colombia. Este es un campo en el cual poco se ha avanzado y podría convertirse en un canal para que los recursos sean utilizados por aquellos sectores que actualmente no tienen acceso al crédito.



El proyecto busca autorizar a las compañías de financiamiento comercial para que reciban préstamos de otros establecimientos de crédito para la realización de estas operaciones, las cuales tendrían que ser reglamentadas posteriormente por decreto.



El sector financiero es el motor del crecimiento económico y la reforma al EOSF es necesaria. Esto no justifica, sin embargo, la construcción de una legislación a retazos y, mucho menos, la falta de estabilidad en las reglas del juego. Lo cierto es que una nueva reforma, cuando ha pasado tan poco tiempo desde la anterior, es el reflejo de que los colombianos no hemos podido definir cuál es el sector financiero que necesitamos para alcanzar mayores tasas de crecimiento.



Principales ajustes propuestos



Superintendencia Bancaria



Ajusta algunas disposiciones relativas a la Superintendencia Bancaria, con el objeto de otorgarle herramientas adicionales para una adecuada supervisión comprensiva y consolidada.

En aras de la transparencia y la seguridad jurídica, define claramente el régimen sancionatorio de la Superintendencia Bancaria.

Ajusta algunas disposiciones relativas a las cooperativas y a las entidades aseguradoras.

Devolución de recursos al público



Introduce las figuras de exclusión de activos y pasivos, y la del desmonte progresivo de entidades.

Ajusta las normas sobre cesión de activos y pasivos y sobre la liquidación de entidades financieras.

Protección a los usuarios del sistema financiero



Establece reglas en materia de conflictos de interés y revelación de información.

Nuevas modalidades de crédito



Autoriza a los bancos hipotecarios a realizar operaciones de leasing habitacional.

Establece disposiciones que permitirán el desarrollo del microcrédito.

Entidades financieras estatales



Redefine el IFI como un banco exclusivamente de redescuento, es decir, de segundo piso.

Redefine el esquema legal de CISA, la recolectora de activos improductivos de la banca pública, para que se rija por las normas del derecho privado.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.