| 6/26/2009 12:00:00 AM

Agenda económica, en deuda

Solo un proyecto de ley, del senador Gustavo Petro, planteó medidas para reactivar la economía en la actual coyuntura, pero no obtuvo el respaldo de las mayorías.

El martes 17 de febrero, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó en Denver la Ley de Estímulos Económicos aprobada en tiempo récord por el Congreso de su país y dotada de un presupuesto de US$790.000 millones para enfrentar la dura crisis financiera que amenazaba la estabilidad de la primera economía del mundo.

Con igual premura, Congresos y Gobiernos de Inglaterra, Alemania, México y Chile, para citar algunos casos, tramitaron y aprobaron durante el primer semestre de 2009 leyes que buscaban convertirse en herramientas para amortiguar el golpe que la crisis financiera les propinaba a sus economías.

En este mismo periodo, en Colombia solo se presentó una iniciativa con un objetivo similar, el proyecto de ley "por medio del cual se toman medidas extraordinarias para reactivar la economía, crear empleo y enfrentar la crisis nacional e internacional", de autoría del senador Gustavo Petro, del Polo Democrático, que no contó con el respaldo para iniciar su trámite.

En medio de la peor crisis financiera internacional desde la Segunda Guerra Mundial, la agenda legislativa colombiana estuvo dominada por los temas políticos y se desaprovechó la oportunidad de crear una legislación para mitigar los efectos que traerá para Colombia la caída de la economía mundial.

Solo una ley, la Reforma Financiera -aprobada tras un año de discusiones-, contempla algunas medidas para enfrentar la crisis. Para algunos, el Congreso volvió a quedar en deuda con el país en materia de legislación económica.

Marcela Prieto Botero, directora del Instituto de Ciencia Política, explica que la falta de enfoque económico en el segundo periodo de sesiones legislativas dejó al país sin leyes para enfrentar la actual coyuntura internacional, desaprovechándose así una buena oportunidad para adoptar medidas anticíclicas que reactiven la economía del país.

De hecho, en el Observatorio Legislativo del Instituto se había advertido, desde comienzos del año, la urgencia de lograr un consenso entre el ejecutivo y el legislativo para aprobar iniciativas encaminadas a enfrentar la crisis.

Para el asesor en temas legislativos Javier Hoyos Arboleda, "el éxito de una legislatura no puede medirse en función del número de leyes que se aprueban, ya sean estas de carácter económico, político o social, sino más bien en sacar adelante aquellas que resultan clave para el país".

Las que pasaron la prueba

Más de una decena de leyes económicas fueron aprobadas durante la legislatura que acaba de concluir. Una de las más importantes es la Reforma Financiera, calificada por el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, como una iniciativa de "profundo alcance social porque piensa en el consumidor financiero y desarrolla todo un estatuto; permite optimizar los ahorros en el sistema de pensiones a través de la creación de la figura de los Multifondos y porque crea el sistema de ahorro voluntario para la vejez, una decisión que tiene profundas implicaciones sociales y que va a permitir que millones de colombianos que hoy están en la informalidad y ganan menos de un salario mínimo puedan tener un ingreso digno para su vejez".

De acuerdo con el Ministerio de Hacienda, de los cuatro millones de colombianos mayores de 60 años solo 1,5 millones tienen pensión y cerca de dos millones están en condiciones de indigencia. Hacia futuro, entre 40% y 45% de quienes hoy cotizan al sistema de pensiones no podrán alcanzar los requisitos para acceder a una pensión mínima, razón por la cual el ahorro para la vejez contemplado en la reforma, para cerca de nueve millones de colombianos que hoy están en la informalidad, se convierte en una opción social y financieramente deseable.

La reforma, sin embargo, no dejó contento a todo el mundo. Los banqueros se quejaron de la excesiva regulación, mientras que los aseguradores rechazaron un artículo que los deja por fuera del negocio de servicios exequiales.

Tres iniciativas más, de carácter económico, quedaron aprobadas tras casi una década de pasar por el Congreso sin lograr su aprobación: la Ley de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), presentada por el Ministerio de Comunicaciones y las leyes de Contabilidad Internacional y de Competencia, del Ministerio de Comercio.

Sobre la Ley TIC, que durante diez años fue presentada sin lograr su aprobación, la ministra de Comunicaciones, María del Rosario Guerra, destacó la creación de un marco normativo de mediano y largo plazo para el sector, el establecimiento de una institucionalidad en la que se definen las competencias del Ministerio, la Comisión de Regulación y la recién creada Agencia del Espectro. "Desde este momento gana el país, ganan los operadores, ganan los usuarios y gana el desarrollo del sector y de la economía colombiana", asegura la Ministra.

La ley que adopta normas internacionales de información financiera para la presentación de informes contables es otra de las iniciativas que por varios años había buscado su paso en el Congreso. Frente a esta iniciativa, el ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, aseguró que "facilita el acercamiento de las normas colombianas al sistema internacional, resuelve la diversidad y desarticulación de regulaciones, así como los conflictos con la contabilidad tributaria y abre nuevos espacios laborales para los contadores del país".

Para el asesor legislativo Javier Hoyos, la nueva ley constituye "un gran paso hacia la armonización de las normas colombianas con los estándares internacionales, en beneficio de todas las empresas y, principalmente, de aquellas que tienen carácter multinacional".

La ley de Defensa de la Competencia, otra iniciativa del Ministerio de Comercio, logró convertirse en ley.

Esta ley data de 1959, aunque tuvo una reforma en 1992. Su reciente modificación actualiza el régimen a las nuevas realidades del mercado.

Uno de los principales cambios que plantea esta iniciativa tiene que ver con la creación de una autoridad nacional para conocer los temas de competencia en todos los campos, a cargo de la Superintendencia de Industria y Comercio. Solo habrá excepciones en casos de integraciones en el sector financiero, que serán del resorte de la Superintendencia Financiera o para la autorización de operaciones aeronáuticas, a cargo de la Aeronáutica Civil.

El Código Minero es otra de las iniciativas económicas aprobadas en esta legislatura. La iniciativa abre la posibilidad de legalizar la minería informal por un periodo de dos años; prohíbe la expedición de licencias mineras en páramos, parques nacionales y regionales, humedales y zonas forestales protegidas; permite al Estado reservarse áreas de interés para licitarlas al mejor postor y define condiciones laborales formales para los trabajadores de las minas, velando además porque no haya trabajo infantil.

Del Ministerio de Agricultura quedó aprobado el proyecto del 'Programa Cooperativo para el Fondo Regional de Tecnología Agropecuaria" y el convenio de administración del mismo. También se aprobó la ley que define la obesidad y las enfermedades crónicas no transmisibles asociadas a esta como una prioridad de salud pública, con la cual se busca promover políticas de seguridad alimentaria y nutricional y de actividad física para favorecer ambientes saludables para los colombianos. Esta ley exige a los productores de alimentos entregar mayor información en el etiquetado y controla los contenidos y requisitos de grasas trans en todos los alimentos, para prevenir el sobrepeso.

Aunque el número de leyes recién aprobadas no supera al de períodos legislativos anteriores, lo que muchos colombianos esperan es que contribuyan a mejorar las condiciones económicas del país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?