| 3/16/2006 12:00:00 AM

A paso lento

La Agenda Interna, que definirá la estrategia del gobierno para aprovechar las oportunidades que abre el TLC, debería estar lista en julio de este año. El proceso, sin embargo, ha sido lento debido a la complejidad del proyecto.

El Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos entró ya en su fase final. Cerradas las negociaciones, todavía falta su aprobación en los Congresos de ambos países. Sacarle el jugo al tratado, sin embargo, ha sido una preocupación del gobierno colombiano desde cuando arrancaron las negociaciones. La Agenda Interna, desarrollada por el Departamento de Planeación Nacional, es ahora el eje de las estrategias del ejecutivo para transformar y adecuar la economía con el objetivo de aprovechar las posibilidades que abre el acuerdo.

La consigna es mejorar la productividad y la competitividad de la economía colombiana. El proceso es complejo y avanza a cuentagotas, ya que los retos son enormes. Santiago Montenegro, director de Planeación Nacional, asegura que el esfuerzo económico para aplicar la Agenda Interna equivale a cerca del 2,5% del PIB.

A pesar de que la elaboración de la Agenda arrancó en julio de 2004, el documento final y las cifras exactas que requerirá todavía se desconocen. Buena parte de ese retraso se debe al mismo proceso participativo que se ha utilizado para preparar el documento. "La metodología ha sido de abajo hacia arriba", explican en Planeación Nacional. El proyecto ha requerido una serie de reuniones con los sectores gremiales y también observar en detalle las necesidades y ventajas competitivas de todas las regiones del país. Durante esta fase, Planeación Nacional ha convocado más de 1.000 reuniones con la participación de 18.800 asistentes para la construcción de las propuestas. Además, realizó 30 foros con la participación de 7.500 asistentes en los que se presentaron y validaron todas las propuestas regionales. Ahora mismo, todos los departamentos del país, como departamento o como región, han presentado al DNP sus respectivas propuestas.

Cumplida ya esa etapa, viene quizá lo más difícil. Planeación Nacional dio plazo hasta mayo para ir presentando los borradores de la Agenda Interna de las regiones y las cadenas productivas. Luego, se abre un período de retroalimentación, en el cual el DNP debe recoger las recomendaciones puntuales de las regiones y los gremios. El último paso sería la presentación de un documento final al gobierno y a los distintos protagonistas de la sociedad civil. En esa última etapa, se plantea llevar a cabo una sesión ampliada del Consejo de Política Económica y Social (Conpes) con representantes regionales y sectoriales. Allí se les dará prioridad a los planes y proyectos para mejorar la productividad y competitividad del país, a la vez que se diseñará un nuevo arreglo institucional, se definirán los mecanismos de gestión y se elaborará un esquema de gestión y sostenibilidad de la Agenda Interna. De acuerdo con el cronograma establecido por el DNP, esa fase llegaría en julio de este año.

Las necesidades La infraestructura es quizás el reto más importante que afrontan la Agenda Interna y el país entero. Las prioridades son consolidar los corredores de comercio exterior y facilitar la coordinación entre distintos tipos de transporte. Las primeras estimaciones realizadas por el gobierno apuntan a que el país deberá hacer inversiones de más de $206 billones entre 2006 y 2019 para corregir sus deficiencias en materia de infraestructura.

Entre las obras que según la Agenda Interna se deben realizar se encuentran proyectos logísticos como la creación de centros de transferencia en Puerto Salgar y La Felisa. También busca crear nuevos pasos de frontera (Cúcuta-San Antonio-Ureña) e impulsar el desarrollo y modernización de los puertos de Santa Marta y Buenaventura. La Agenda, además, pide ampliar los fondos que se dedican al mantenimiento de la red integral de los principales corredores de transporte en el país y expandirla de acuerdo con las necesidades, como Tobia Grande - Puerto Salgar. Para los cuellos de botella, como Cali y Pasto, el objetivo es ampliar la capacidad vial y los accesos o variantes. Lo mismo se quiere hacer en Buga - Buenaventura y Ciénaga - Santa Marta.

Otro eje de acción que propone la Agenda Interna es más intangible. El gobierno intentará impulsar el desarrollo empresarial, tecnológico y de capital humano para aumentar la productividad del país. Así, la Agenda presentará propuestas concretas para ayudar a la pyme a desarrollar estrategias para comercializar sus productos en el exterior. Buscará, además, promover la integración vertical y el desarrollo de alianzas estratégicas entre pequeñas empresas para que puedan aprovechar el TLC.

Impulsar áreas de conocimiento estratégico, como biodiversidad, recursos genéticos, biotecnología e innovación agroalimentaria e industrial, es otra iniciativa. Para lograr estos objetivos, las inversiones en ciencia, tecnología e innovación deberán llegar al 1,5% del PIB y alcanzar una cobertura en educación superior del 50%. Hoy está en el 28%. Los retos parecen claros. Y es urgente que el gobierno los afronte. Para ello, necesitará que la Agenda se convierta en realidad lo más pronto posible.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?