| 7/16/2009 12:00:00 AM

¿Es colombiano? Contrátelo

La fama que tiene de buen trabajador el colombiano en el extranjero no es gratis. Tomador de decisiones, hábil en los negocios, ingenioso, innovador y bien preparado, son sólo algunas razones para que el talento nacional sea el escogido. ¿Por qué lo buscan?

Los ejecutivos colombianos son bien valorados en el escenario internacional. Estos sin duda se caracterizan por tener una buena preparación académica, acompañada de una buena trayectoria local e internacional, conocen cómo se mueven las decisiones económicas y cómo operan los consumidores de otros mercados. Hoy cuentan con una visión global y con una disposición a tener más exposición internacional, y están dispuestos a vivir otras experiencias.

Para la presidenta de Korn Ferry International Colombia & Ecuador, María Gabriela Castro, el país tiene una clase ejecutiva talentosa, trabajadora, con una visión de largo plazo muy sólida y comprometida con la realidad social y política del país. “Notamos un ejecutivo con una gerencia asertiva, que no se deja vencer ante las dificultades. En este segmento encontramos varias características o habilidades estratégicas que identifican los puntos en común del ejecutivo colombiano”, argumenta Castro. Además, entre las virtudes que tiene el trabajador colombiano se destacan la facilidad con la que toma decisiones complejas, resuelve problemas difíciles, es muy hábil para deducir y buscar sentido a partir de la información disponible, es muy rápido para analizar, entender y aprender lo nuevo y diferente. “En cada situación emplea su sabiduría personal y experiencia para alcanzar la mejor conclusión y solución, emplea múltiples herramientas y técnicas de solución a los problemas”, agrega la directiva.

Igualmente, al trabajador colombiano lo caracteriza la creación de lo nuevo y diferente, debido a que es capaz de proponer acciones innovadoras, es una persona creativa, visionaria y que puede gestionar la innovación. Es un estratega efectivo capaz de plantear múltiples ideas y posibilidades, identifica escenarios futuros. Tiene amplios intereses y conocimientos. Puede crear y aportar al mercado ideas muy atractivas. Se siente cómodo especulando sobre escenarios futuros sin contar con toda la información. En la firma consultora, observan que el trabajador colombiano tiene gran capacidad de manejarse en la ambigüedad, es un ejecutivo que está acostumbrado, por el tipo de contextos en el que opera, a manejarse con mucha flexibilidad, con un manejo táctico de las decisiones, pero con una estrategia a largo plazo bien estructurada.

Actualmente no hay un sector específico en el que sean más valorados, pues las oportunidades se han dado sobre todo en aquellos sectores en donde lo ejecutivos han podido probar su capacidad gerencial primero en las filiales de las multinacionales que tienen presencia local y luego ascienden a una responsabilidad regional o mundial en otro país.

“Desde nuestra experiencia hemos identificado que líderes extraordinarios producen resultados extraordinarios aun en periodos de turbulencia, los ejecutivos colombianos son expertos en manejar escenarios complejos y tienen una extraordinaria capacidad de tomar decisiones en momentos claves y muestran las siguientes características que son un factor común tanto en mercados locales como globales”, sostiene la presidente de Korn Ferry International Colombia & Ecuador, María Gabriela Castro.

¿Hombre o mujer?
En ocasiones, debido al rol o a las competencias requeridas, se prefieren personas de un sexo en particular para el trabajo. En Korn Ferry, cuando hacen investigaciones para encontrar los diferentes perfiles de ejecutivos que les solicitan, incluyen tanto hombres como mujeres y esta no es una variable que hace que la balanza se incline por alguno de los dos. Sí existe un candidato que reúna las competencias y habilidades requeridas para el cargo, la compañía está en disposición de examinarlo sin importar su sexo.

“Desde nuestra experiencia observamos que no hay posiciones ejecutivas destinadas a hombres o mujeres, hoy cualquiera de los dos están en capacidad de desempeñar cualquier rol, claro está, sí cuentan con las competencias y demás exigencias de la posición. Las empresas hoy en día, buscan ejecutivos capaces de liderar y motivar equipos en épocas de crisis. Personas con una clara visión estratégica, capaces de identificar oportunidades, con comportamientos exitosos ante lo nuevo y medir adecuadamente los riesgos, más que personas con altísimas especificaciones académicas”, explica la presidente de la firma.

Al momento de buscar empleados, definitivamente la experiencia y los logros comprobables, siempre serán una variable importante al momento de tomar la decisión de vincular un nuevo ejecutivo a la organización, pero además, las compañías quieren personas con características estratégicas y operativas sobresalientes, así como con muy buenas relaciones personales e interpersonales, y más aún, con la capacidad de replicar sus experiencias exitosas a situaciones diferentes, característica más conocida como "agilidad de aprendizaje" y ahí es cuando están escogiendo el talento nacional.

Igualmente, el alto nivel que existe en el país entre mujeres y hombres está llevando a la competencia a un escenario en donde el género es cada vez menos importante, pues la decisión final de contratar a uno o a otro radica en los logros probados de su gestión en otras compañías, en la actitud y capacidad de comunicar el valor que pueda agregar a la compañía al momento de presentar las entrevistas, y de si su perfil se ajusta o no a la organización.

Retorno a casa
Efectivamente, dada la coyuntura económica y de negocios que vive el mundo, es posible observar una tendencia que indica que un número significativo de ejecutivos exitosos que están fuera de Colombia, empieza a contemplar su regreso al país, esto se debe a varios factores pero el más relevante es la turbulencia en el escenario internacional. “No lo vemos como el “plan B” de estos profesionales, por el contrario es la gran oportunidad de que el mercado colombiano acoja a una clase ejecutiva que viene a fortalecer con su experiencia y conocimientos los diversos sectores de la economía”, agrega Castro.

Sobre el tema, la presidenta de la firma concluye que según expertos y analistas la recuperación de la turbulencia será visible en el 2010 y se observa un mayor dinamismo que deberá ser consecuente con un ritmo de crecimiento real y sostenido, en este sentido las organizaciones deberán retener a su talento. “No hay que olvidar que hasta e 2007 e inicios del 2008 estábamos en un relevo generacional de una nueva clase ejecutiva y una guerra del talento global en la que los mejores profesionales eran atraídos por las organizaciones para optimizar sus negocios. Las organizaciones en un escenario favorable velarán aun más por fidelizar y retener su talento humano”.

Así las cosas, la continua preparación, la eficiencia, la verdadera lucha por explotar el verdadero conocimiento y las “ganas” del trabajador colombiano por tener un mejor futuro profesional y laboral, están haciendo que las empresas y las organizaciones en el mundo entero estén poniendo sus ojos en el talento nacional y escojan a un profesional colombiano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?