| 7/4/2010 7:00:00 PM

Larissa Riquelme, un fenómeno publicitario global

Cada vez será más frecuente ver que los anunciadores construyan campañas como la exitosísima de Axe y la de una modelo paraguaya que posó como hincha furibunda de su equipo nacional.

La derrota de Paraguay en el Mundial de Fútbol fue también una derrota para el desodorante Axe. Pero sin duda alguna, fue una derrota menor.  La figura exhuberante de la modelo Larissa Riquelme será quizás tan recordada como la de la mayoría de las estrellas de Suráfrica 2010, y tal vez por la misma razón: su camiseta. O mejor, para la paraguaya, lo que le faltaba a su camiseta.

Sin salir de Asunción, su escote hizo furor entre los televidentes masculinos, que la vieron haciéndole barra a su equipo y con seguridad recordarán el nombre de su patrocinador pintado en el pecho izquierdo.

El andamiaje de la campaña se reforzó cuando el equipo rojiblanco pasó a cuartos de final y la modelo anunció que posaría desnuda si su equipo pasaba a las semifinales del Mundial. En ese momento se les pidió a los paraguayos que escogieran en votaciones por internet, el sitio en el que la modelo exhibiría su desnudez.

Con el triunfo 1 a 0 de España sobre Paraguay, la campaña desaceleró fuertemente, pero sin duda no fue un frenazo en seco. La página de Facebook de Larissa tiene 148.000 seguidores, una cifra que apabulla los 700 y algo de la página de la colombiana Natalia París, que podría tener los mismos argumentos que la Riquelme. Aún el domingo llegaban mensajes a su página,a razón de uno cada 30 segundos.

Y para Axe, algo queda. La campaña hecha con un presupuesto sorprendentemente bajo, ha tenido un efecto global que no se hubiera conseguido sin esfuerzos enormes. Todavía queda un último evento cuando Larissa se desnude como una especie de premio de consolación para los hinchas  que dejaron su corazón en los guayos de los españoles.

Algo parecido al fenómeno Axe, les pasó a los publicistas de la compañía de telefonía celular 'Personal', que también patrocinó a  la modelo guaraní. Uno de sus aparato estuvo siempre dentro de su escotada camiseta.

 

Los espectadores de grandes eventos como el Mundial verán con mayor frecuencia campañas como esta, en la que se mezclan los medios tradicionales como la TV y las revistas, con el poder de las redes sociales y el internet.

Por lo pronto, Larissa Riquelme será recordada como la pionera en este asunto de ponerles marca a las pasiones humanas, en los nuevos lenguajes de la publicidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?