| 8/12/2009 12:00:00 AM

Perfil de un defraudador

Cada vez con mayor frecuencia, el fraude es cometido por personas que tienen algunas características en común. Estas son algunas de las características de este tipo de "personajes". No se deje tomar ventaja.

Según la firma especializada en este tipo de temas Kroll, ha descubierto que, los más recientes casos de fraude en el mundo y en Colombia demuestran que hacer negocios conlleva el riesgo natural de ser víctima de un fraude. Hasta se puede considerar una consecuencia de la actividad misma. Sin embargo, el tipo de amenaza y la manera como las compañías los enfrentan cambian con el tiempo. Basta con leer los periódicos en las últimas semanas para demostrar estos dos hechos.

Sobra recordar que la actual turbulencia financiera y la amenaza de una recesión global darán por resultado un incremento en los delitos de cuello blanco así como grandes cambios en el modus operandi de los defraudadores, de acuerdo con el Informe Global sobre Fraude de Kroll.

“En tiempos difíciles hay más propensión al fraude y corrupción corporativa porque las posibilidades de negocios se reducen y ganárselos se hace más difícil. Esto crea más incentivos para desviarse de las prácticas empresariales apropiadas y participar en actividades fraudulentas para proteger y mantener el ingreso”, señaló Ernesto Carrasco, Gerente General de Kroll en Colombia. “Presenciamos un marcado incremento en el número de casos de fraude corporativo durante las contracciones del mercado ocurridas en 1987, 1991 y 2001.”

Otros delitos que podrían afectar a las empresas son la fuga de información, el dumping, las demandas por incumplimiento y empresas con contratos que se quieren salir planteando desequilibrios económicos. También se puede presentar inconvenientes con proveedores que suministren productos o servicios de menor calidad para ahorrar costos.

Definitivamente las áreas de las empresas más críticas y susceptibles de ser objeto de algún tipo de fraude son la financiera y de tesorería, en los cuales ocurren el 70% de los casos.

En Colombia, el sector de mayor riesgo es de la infraestructura que podrá estar afectado por comportamientos fraudulentos en los próximos años. “Se debe tener una especial atención con las medidas de estímulos a la economía adoptadas por el Gobierno Nacional, ya que gran parte de esos recursos se moverán en el sector de la infraestructura, y como es lógico suponer, los defraudadores estarán atentos a implementar nuevas plataformas y conductas que les permita facilitar sus operaciones y vulnerar los controles”, afirma Ernesto Carrasco, Gerente General de Kroll en Colombia.

El BID, la CAF y el Gobierno colombiano crearon un fondo de inversiones públicas y privadas para construir infraestructura en Colombia, el cual superará los US$500 millones en la primera fase. El Fondo, que se denomina Fondo de Infraestructura Colombia, beneficiará sectores tales como el de energía eléctrica, telecomunicaciones, transporte (masivo, terrestre, férreo, aéreo, portuario marítimo y fluvial), infraestructura logística, gas, agua potable y manejo de basuras.

“Nuestra experiencia permite señalar que una adecuada implementación de políticas y programas de prevención de fraude y un seguimiento y supervisión al cumplimiento de esos proyectos preventivos, garantiza que se reduzca el riesgo de que porcentajes considerables de esos fondos se pierdan en fraudes y actividades delictivas”, comenta Carrasco.

Este es el perfil de un defraudador, según la firma, para que esté pendiente:

* Nunca se toman vacaciones
Al respecto, vale la pena mencionar que uno de los casos de fraude más recientes en Colombia se descubrió, precisamente, cuando el empleado que lo estaba cometiendo fue obligado a tomar vacaciones al haber acumulado varios periodos consecutivos.

* Son empleados de confianza
Aprovechándose de esa confianza realizan los fraudes. Son varios los presidentes de compañías que al enfrentar este tipo de problemas han dicho “Nunca me imaginé que fuera capaz de hacerle esto a la compañía, era un funcionario de toda mi confianza”.
* Son los últimos que salen de la oficina al terminar la jornada
Es en esos periodos de tiempo en los que la oficina está vacía o con menor afluencia de público y empleados en los que se cometen las arbitrariedades.

* Mantienen un bajo perfil dentro de la empresa
Con el fin de encubrir sus actividades, los defraudadores tratan de seguir con su “vida normal” al interior de las empresas, de tal manera que su conducta no despierte sospechas entre sus compañeros de trabajo ni superiores. Esta conducta incluso ha llegado a que los defraudadores, no obstante haberse apropiado de millonarias sumas de dinero, hayan pedido préstamos al Fondo de Empleados de la compañía para comprar vehículos modestos o para vivienda.

*Logran despistar por completo
Los defraudadores, en general tienden a tener una educación por encima de la media nacional, son de trato agradable y representan al ciudadano común al simular una vida familiar estable.

* Van más adelante que todos
Los defraudadores día a día se están adelantando a los controles, pues suelen tener un conocimiento muy detallado de la forma en cómo opera la organización y sus sistemas de información.


 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?