| 1/21/2009 12:00:00 AM

Distracciones en la era de la información

“La distracción afecta nuestra capacidad de permanecer atentos, enfocados en el trabajo y en las relaciones con los demás”. Entrevista con Maggie Jackson, autora.

Maggie Jackson es columnista de The Boston Globe, y autora del reciente libro Distracted: The erosion of attention and the coming dark age. La escritora concedió esta entrevista exclusiva para Dinero.com.


¿Cómo entender el impacto de la distracción en la sociedad moderna?
Hoy en día nuestras vidas han sido enriquecidas por océanos de información, la extraordinaria expansión de la tecnología, y una mayor conectividad social. Pero al mismo tiempo se ha gestado una cultura de la distracción que afecta nuestra capacidad de permanecer atentos, enfocados en el trabajo y en las relaciones con los demás. En medio de esta cultura, de una atención difusa y fragmentada, se comprometen nuestras habilidades para resolver problemas, innovar y construir relaciones.

 

En el trabajo algunos estudios muestran que las personas cambian de proyecto cada once minutos, en donde cerca de la mitad de las veces se interrumpen ellos mismos. Además, está comprobado que no hacemos bien la tarea de crear conocimiento útil de los mares de información que nos rodean. Al dejarnos guiar por lo primero que aparece en Google permanecemos en la superficie de la era de la información. En particular, confundimos el estar familiarizados con las nuevas tecnologías a realmente saber forjar conocimiento y análisis. Estas son habilidades distintas, y lamentablemente las nuevas generaciones solo se destacan en la primera.

 

Por otra parte, al vivir a las carreras y desconcentrados en el día a día, le hacemos daño a nuestras relaciones personales. Cuando les otorgamos a otros solo la mitad de nuestra atención en reuniones, en familia, y permitimos interrupciones constantes en el tiempo que tenemos juntos destruimos su confianza. A lo largo de la vida un interés genuino por los demás, que arranca con prestarles atención, es la base de nuestras relaciones sociales. El respecto por los momentos que tenemos juntos es fundamental para construir buenas relaciones.

 

Adicionalmente estamos viviendo toda una era de difusión social. En una investigación el sociólogo Danah Boyd encontró en la bandeja de correos de una joven de 24 años, y su en partición en comunidades virtuales, que tenía conexiones con más once millones de personas en el mundo. Las relaciones hoy son suspiros, imágenes fugaces en vez de conexiones profundas. Cada vez tenemos menos y menos tiempo para realmente conectarnos con los demás.

 

¿Cómo podemos formar a nuestros hijos en medio de una cultura de la distracción?
Cuatro aspectos son esenciales para dar los primeros pasos en el renacimiento de la atención y en recapturar nuestra capacidad de concentración. Esto aplica tanto para jóvenes como adultos.

 

Lo primero es cuestionarnos los valores culturales que afectan nuestra atención. Apoyados en nuevas herramientas tecnológicas, que son la base del cambio social, gradualmente estamos forjando una cultura que celebra el permanecer en constante movimiento, la fragmentación del trabajo y las respuestas inmediatas. Hace poco leí en el periódico sobre un nuevo computador “para la nueva era de la impaciencia” que se enciende automáticamente al apretar un botón. El experto en dicho artículo decía que es “ridículo que la gente tenga que esperar unos minutos para que arranque su computador”. El primero que alza la mano en el salón de clase, el ejecutivo que no tiene tiempo ni para sentarse, mucho menos para escuchar, son los iconos del éxito en la sociedad moderna. En vez de venerar las relaciones a la ligera, y el conocimiento a partir de pocos bytes de información, tenemos que empezar a valorar la importancia de enfocarnos y el arduo trabajo que implica crear conocimiento.

 

Segundo, necesitamos rediseñar el clima de la distracción en nuestros espacios. Es posible diseñar lugares y momentos que nos protejan de las constantes interrupciones, del ruido, y del frenético movimiento que aceptamos por norma en la vida cotidiana. Algunas compañías están experimentando con lo que llaman “espacios en blanco”, lugares o tiempos en el calendario para desconectarse, y lograr pensar y conectarse sin distracciones. En el mundo entero IBM mantiene el programa “ThinkFridays”, en donde limitan los correos electrónicos, las reuniones, y las conferencias para que las personas puedan sentarse a pensar con profundidad algún tema de su interés. Podríamos también enseñarles a nuestras hijos este hábito de crear “espacios en blanco” a lo largo de la semana.

 

En tercera instancia todos requerimos disciplina y entender mejor la importancia de mejorar nuestra capacidad de atención. La atención no es un hecho aislado. Según los expertos, la atención es hoy considerada como todo sistema en nuestro funcionamiento, como la circulación o la digestión, con su propia anatomía, psicología y química. Este sistema está estructurado en tres campos: la sensibilidad de realmente percibir lo que nos rodea, el foco o capacidad de darle el tiempo a la mente para que haga su trabajo, y la ejecución, el paquete de habilidades que nos permiten planear y juzgar críticamente el entorno.

 

Entre otros, la atención nos permite: enfocarnos en nuestras metas y no permitir que distracciones nos alejen de ellas, nos ayuda a tener un mayor control de nosotros mismos y la disciplina para operar en un mundo virtual, la capacidad de realmente sentir los detalles de la vida, y de construir un pensamiento analítico, reflexivo y de largo plazo. Todos podemos aprender a ser más atentos. Distintas técnicas de investigación han demostrado que podemos reforzar nuestra atención. Estos hallazgos pueden llegar a transformar la educación, la forma en que educamos a nuestros hijos y el lugar de trabajo. En términos del filósofo norteamericano William James somos el resultado de los “hábitos de nuestra mente” y del ambiente que nos rodea.

 

Finalmente requerimos con urgencia crear modelos positivos a seguir. Si hay un primer paso que quiera dar para fomentar el renacimiento de la atención, este sin duda es regalar su atención a alguien más. Los padres de familia en particular deben ser los primeros en asumir el liderazgo y ser modelos de la atención. Como suele decir el reconocido educador Alan Wallace “Solemos darle nuestra atención a quienes consideramos importantes en nuestras vidas. Si no podemos regalarle nuestra atención a otro ser humano ¿qué mensaje le estamos dando? Que no es merecedor de nuestro tiempo”.

 

Siendo usted particularmente crítica con el impacto de la tecnología en nuestras vidas.

 

¿Tendría sentido crear alguna institución global para que regule sus avances?
Como seres humanos tenemos que confiar en el desarrollo de nuestros hábitos sociales y en la capacidad de tomar responsabilidad por nuestras acciones, más que pensar en regulación, y esto también incluye la tecnología. Nuestras herramientas no son la panacea, pero tampoco son el demonio. Simplemente son instrumentos que podemos utilizar en la forma que consideremos más conveniente. No tendría sentido regresar a una era arcaica sin tecnología. Pero definitivamente tenemos que aprender a darle un mejor uso. Para empezar, sería útil revivir nuestra capacidad de prestarle una mayor atención a la vida. Esto nos dará una mayor perspectiva y madurez para interactuar con las nuevas tecnologías que surjan en el futuro.

 

¿Cómo cree que se va a transformar la forma en que trabajamos en el futuro?
En muchos sentidos hoy somos extremadamente productivos. Podemos rápidamente pasar por un inmenso listado de correos electrónicos y tareas por hacer. Pero esto no es suficiente en lo que llamamos la era del conocimiento, en donde no podemos frustrar nuestra capacidad de pensar con detenimiento e innovar. Como ya he mencionado nos hemos encargado de crear el mito del ejecutivo que todo lo puede, al punto que por cuenta propia fragmentamos los días de trabajo creando distracciones una tras otra. Todo esto contribuye a crear un ambiente de pensamiento cortoplacista, y de decisiones instantáneas que afectan la economía en general.

 

Me temo que si no cambiamos este camino, tanto en el trabajo como en la casa, estaremos creando juntos nuevas formas de ignorancia. Curiosamente una ignorancia que surge no de la falta de información como el pasado, sino de una inmensa incapacidad de forjar conocimiento de toneladas y toneladas de datos a nuestro alrededor. Difícilmente podamos remplazar en el futuro la importancia del análisis crítico, la disciplina y pensar con profundidad.

 

¿Personalmente cómo aplica estos conceptos en su vida diaria?
Desde que escribí el libro soy más consiente de mantener el ambiente libre de distracciones e interrupciones siempre que necesito concentrarme en el trabajo. Ahora entiendo mejor el reto de lograr enfocarme y mantener un estado de serenidad, y lo fácil que es desconcentrarme. Es decir, reconozco mejor la disciplina y el esfuerzo que requieren estas actividades. Investigar, escribir, pensar, comer, ir al trabajo y relacionarse con los demás no son tareas que se puedan dejar a la ligera. Trato de vivir el presente y estar realmente allí para mis amigos, familia y mis hijos. Sería muy fácil, pero estaríamos totalmente equivocados, al pensar que podemos 'multitask' el amor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?