| 9/10/2010 3:00:00 PM

Una empresa para el arte

Dos emprendedoras colombianas crearon en Canadá un festival artístico que, con el nombre de LatinArte, se ha posicionado como una de las expresiones culturales latinoamericanas más relevantes de Montreal.

Parecía un contrasentido que una de las ciudades del planeta con mayor diversidad cultural y que es permanente anfitriona de reconocidos festivales mundiales de música, de teatro, de cine, de literatura y de fotografía, no contara con una vitrina permanente destinada a promover, a promocionar y a posicionar a los artistas de origen latinoamericano, cuya presencia es de las más numerosas y visibles en la región.

 

Sin duda, esa fue la percepción que rondó por la mente de las colombianas Ángela Sierra, una periodista con estudios en artes cinematográficas en Francia, y Natalia Gnecco, experta en marketing político. Las dos, residentes y con vida profesional en Montreal desde hace varios años, convergieron en la idea y vieron una oportunidad de emprendimiento en lo que se denomina la industria cultural. Esa fue la génesis de LatinArte.

 

Hoy, la segunda edición del festival está tomando un vuelo autónomo que se soporta en el respaldo del Ministerio de Inmigración y Comunidades Culturales, del Ministerio de Cultura y de la Comunicación de Quebec y de la Alcaldía de Montreal; así como en la colaboración de las Universidades de Concordia y de Quebec y en el apoyo de algunas empresas del sector privado de la ciudad.

 

Los pasos para llegar allí se empezaron a dar hace un par de años, mientras organizaban la semana cultural colombiana –como miembros de la Asociación de colombianos en Montreal–. En ese entonces, recibieron el llamado de varios artistas de otros países latinoamericanos para que se abriera la programación a manifestaciones culturales de toda la región.

 

Fue cuando estas dos emprendedoras detectaron que la necesidad de expresión artística estaba latente y que por lo tanto era el momento de dar vida a ese espacio, que más tarde tomó forma en LatinArte.

 

Para la primera edición del Festival, según explican las gestoras de la iniciativa a Dinero.com los recursos se consiguieron a través de la ayuda de amigos, de los contactos personales, de la realización de eventos culturales y fiestas y, por qué no, de muchas relaciones públicas.

 

La respuesta fue favorable entre el público. “Nuestro balance de gestión indica que unas que unas 7.000 personas asistieron a las exposiciones, muestras, conciertos y diferentes actividades programadas”, dice Ángela Sierra, quien antes de radicarse en Canadá vivió 10 años en Francia.

 

La prensa local también le dio su beneplácito a LatinArte, e incluso lo catalogaron como un festival de cultura de gran proyección. En ese sentido, la revista especializada ‘Vie des arts’ –la más representativa de las artes en Quebec– dedicó un buen espacio a resaltar la obra de los artistas invitados. “LatinArte participó como representante de la comunidad latina de Montreal ante el Consejo de Artes y Letras de Montreal y fue incluido en la ‘Guide des publics 2009 -Diversité Artistique de Montréal’ (Guía de la diversidad artística)”, explica Gnecco.

 

Con el conocimiento, la experiencia y la estructura que se consolidó con la primera edición de Latinarte, junto con un elaborado plan de gestión de empresa cultural y el balance de resultados de la primera edición bajo el brazo, Sierra y Gnecco empezaron a buscar respaldo institucional en el sector público y apoyo en el sector privado. “Después de dar y de afianzar el primer paso, el siguiente fue buscar que el proyecto fuera sostenible y permanente, porque no se trata solo del Festival, sino de una fundación sin ánimo de lucro para producir a los artistas y conseguirles salas profesionales, de primer nivel para sus muestras y presentaciones”, agrega Sierra.

 

Con ese objetivo empezaron a contactar, a visitar y a hacer antesala ante las personas clave en los sectores público y privado para exponer la iniciativa y tratar de convencerlos del beneficio y de la proyección de la idea. Aunque, según reconoce Sierra, hubo un trabajo detallado, meticuloso, de persuasión y de ‘lobby’ en cada una de las instancias que acudieron, la visibilidad que logró LatinArte en el 2009 fue fundamental para lograr el apoyo.

 

“La visibilidad es el real termómetro para cumplirles a los patrocinadores y a quienes nos ofrecen su respaldo”, puntualiza.

 

Por ello, uno de los objetivos para este año es que al conjunto de actividades organizadas para las dos semanas de LatinArte –que empezaron el viernes pasado en Montreal– y los conciertos y exposiciones que estarán en cartelera durante todo el mes en la misma ciudad, asistan entre 7.000 y 10.000 espectadores.

 

LatinArte se concibió como una manifestación cultural especializada en la vida cultural latinoamericana de Montreal, y en ese sentido todos los artistas que participan son de origen latino con gran reconocimiento y trayectoria en cada una de sus respectivas áreas del quehacer cultural y con una sólida formación académica y profesional en prestigiosas universidades del mundo.

www.latinarte.ca

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?