| 12/12/2010 8:50:00 AM

“Necesitamos que pase algo”

La Agencia SoHo de modelos, tiene una buena lección sobre cómo se puede diseñar un negocio siendo más sensibles hacia los clientes y que hacia las cuentas. Entrevista con Jimena Rodríguez, la gerente.

Muchas veces para establecer un negocio se hacen cuentas, muchas cuentas. Corridas financieras, muchas corridas. Pero en ocasiones basta con ser sensible a las necesidades de los clientes. Oírlos, entenderlos, verlos en acción. Podría parecer una receta de una cartilla fanáticos del servicio al cliente, pero no. Hay casos muy exitosos. Pregúntenles a Apple y a Facebook.

Y quizás es lo que también demuestre Jimena Rodríguez, la gerente de la recién creada Agencia SoHo, que funciona con productos de BTL y modelaje. La historia de la idea, que se asocia con la revista para hombres SoHo, puede mostrar cómo se hacen las cosas desde el lado de los clientes y no desde el lado de las cuentas.

Desde el principio
La revista SoHo (de Publicaciones Semana que también es propietaria de Dinero.com) ha tenido desde hace tiempo actividades que trasladan su imagen a otros escenarios. Uno de ellos es el Bar Soho, un bar itinerante que ha estado en la principales ciudades del país. La asistencia es grande. En Bogotá hubo en una ocasión más de mil personas diarias en un evento de tres días.

También están los cuadernos que llevan en la tapa las fotos de alguna de las archifamosas vedettes de la publicación. Las sesiones de firma de autógrafos se volvían una verdadera manifestación de fans.

Se extendió así mismo, hacia otro tipo de productos. Un juego de mesa, el Juego SoHo, que es parecido al juego de la botella y en el que la casilla de llegada se llama Punto G.
Luego, al final del año pasado, lanzaron un carro especial: el Twingo SoHo.

El evento de lanzamiento del carro disparó la idea de la Agencia. Llevaron sus modelos para hacer allí la sesión de fotografía de portada para la revista y además otro grupo de modelos para que lavaran los Twingo en carwash en vivo. “Fue un éxito rotundo”, recuerda Jimena. Tres días después todavía estaban llegando de lugares inverosímiles del mundo, mensajes y fotos que habían tomado los asistentes.

En el Bar Soho habían hecho sesiones de fotos en vivo, pero para el lanzamiento del Twingo decidieron darles gusto a sus lectores. “Mucha gente nos decía: ¿usted cuándo nos va a invitar a ver cómo se hacen las fotos de SoHo?”, señala.

Esa sesión dejó sus lecciones. Con sus socios de Chevrolet establecieron un teléfono donde la ex reina de belleza Eieleen Roca invitaba a visitar un concesionario de la marca para inscribirse en un concurso con un premio singular: una cena con ella en el restaurante Matiz.

Un éxito siguió a otro. Los clientes ahora necesitan que ‘pase algo’ en sus eventos y la agencia ofrece eso. “Esto no tiene pierde. La publicidad está cambiando. La gente quiere que la publicidad sea una experiencia y nosotros la podemos volver realidad con niñas divinas”, dice Jimena.

Los límites para la agencia no son estrechos. Desde vitrinas vivas donde los maniquíes se remplazan por modelos, hasta valet parkings, bartenders o concursos. Pero además hay que pensar siempre en novedades porque los clientes repiten y piden temas nuevos, algo adicional que les ayude a competir.

Con todo, quizás la frontera que se han trazado en la Agencia SoHo es necesaria para Colombia. “Nos cuidamos mucho de trabajar solo con marcas conocidas. Nunca hacemos nada para fiestas privadas”, señala.

La Agencia SoHo también tiene algo diferente. No les exige exclusividad a las modelos. Les hace una única solicitud, la de participar en un desfile de caridad a favor de los soldados heridos, que se hace en diciembre.

Para arrancar el negocio, finalmente, todo el proyecto pasó por el escrutinio de los financieros del grupo de Publicaciones Semana. Excel, modelos y tasas internas de retorno. Pero a fin de cuentas, el negocio ya había pasado varias veces la prueba del mercado.

El aspecto más llamativo de esta historia es que se construyó sobre lo sus fundadores han aprendido del mercado. No ha sido el resultado de encuestas y estudios de factibilidad detallados. Pero a veces, una buena sensibilidad hacia las necesidades del cliente hacen lo mismo que deberían hacer los ejercicios de sensibilidad de los modelos financieros: aumentar la probabilidad de que un negocio tenga éxito.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?