| 12/9/2010 1:20:00 PM

Lo que deben saber todos los colegios colombianos

Qué hizo Shanghai para convertirse en el milagro de la educación en el mundo. Qué debe hacer Colombia para alcanzar a México y superar a Brasil en calidad educativa. Lo bueno y lo malo de los colegios y de los profesores colombianos. Una entrevista con el experto del BID Hugo Nopo sobre las pruebas Pisa.

Qué hizo Shanghai para convertirse en el milagro de la educación en el mundo. Qué debe hacer Colombia para alcanzar a México y superar a Brasil en calidad educativa. Lo bueno y lo malo de los colegios y de los profesores colombianos, como lo reflejan los resultados de las pruebas internacionales Pisa, que se les efectuaron a medio millón de estudiantes de 15 años en 70 países del mundo. Una entrevista con el experto del BID, Hugo Nopo.

¿Qué hizo Shanghai para desplazar a Finlandia del primer lugar de la tabla de las pruebas Pisa?
En realidad, es la primera vez que Shanghai participa de manera aislada en las pruebas. Y este debut no ha estado nada mal. Este resultado, que viene acaparando titulares, realmente no ha caído por sorpresa dentro de la comunidad internacional de educadores. El caso de Shanghai ya venía discutiéndose como uno emblemático de reformas efectivas que han funcionado rápido y bien. Son muchos los factores de éxito que se congregan en este caso. Un informe reciente, precisamente de la Oecd, hace un buen resumen de ellos: (i) el desarrollo de un sistema educativo inclusivo, en contraste con el de “escuelas elite” que prevalecía, en el que se espera que todos los estudiantes tengan desempeño sobresaliente, (ii) un aumento sustancial de salarios y estatus de la profesión docente, acompañado de una mejora de la formación de maestros, (iii) el cambio de modelo pedagógico, de uno basado en la repetición y memoria a uno enfatizando la compresión de fenómenos y la habilidad de aplicar conocimientos de manera creativa, y (iv) los cambios en los currículos y las evaluaciones, acompañados de una mayor libertad de elección tanto para estudiantes como para maestros.

Durante los ocho años anteriores el Ministerio de Educación consiguió logros importantes en cobertura escolar. ¿Se ha visto algún avance en los resultados de la prueba Pisa que muestren el efecto de la mayor cobertura sobre las habilidades de los muchachos colombianos?

Sí, hay mejorías. De las tres áreas que mide la prueba Pisa, Colombia muestra un progreso interesante en Ciencias. En promedio el país ha mejorado alrededor de 14 puntos en tres años (esto representa un aumento de 3,5% en su puntaje promedio). El progreso es pequeño, pero el periodo es también corto. En las otras dos áreas (Lectura y Matemáticas) no es posible hacer una medición de progreso. Por esto es de gran importancia que Colombia mantenga su participación en las pruebas con estándares internacionales además de sus pruebas nacionales, que son un referente de evaluación dentro de la región Latinoamericana. El mantener participación en las pruebas Pisa permitirá hacer seguimiento a los progresos en las otras áreas.


¿Qué debería hacer Colombia para mejorar las capacidades de sus estudiantes en matemáticas, un área en la que el país ocupa el puesto 58?

La mejora de desempeños, en general, depende de muchos factores: gestión política, gestión pedagógica, selección de docentes e incentivos a los mismos, currículos, jornadas de trabajo y evaluación, entre otros.

En el tema particular de matemáticas vale la pena distinguir entre dos enfoques pedagógicos. Por un lado está el tradicional, ligado a un entendimiento instrumental del mundo según el cual el alumno resuelve los problemas matemáticos utilizando instrumentos o formulas, mientras por el otro tenemos un enfoque moderno basado en relaciones donde lo importante no es el uso de las formulas sino la comprensión del por qué estas funcionan. Nuestros países Latinoamericanos tienden a ubicarse más cercanos al primero que al segundo de estos enfoques, siendo este primero menos efectivo para obtener buenos desempeños en las pruebas estandarizadas que miden las habilidades relacionales que son necesarias para la vida diaria de las personas. Esta es precisamente un área en la que el Banco Interamericano de Desarrollo está desarrollando investigaciones para dar nuevas luces sobre estos enfoques en las realidades Latinoamericanas.


¿Qué hace México sustancialmente mejor que Colombia en materia de educación? En las tres categorías obtuvo una mejor posición en el ranking Pisa.

Si bien las diferencias en desempeño no son muy amplias, México está ligeramente mejor que Colombia en las pruebas, es cierto. ¿Por qué? No es muy sencillo dar una respuesta. A nivel agregado, podríamos mencionar que México es un país con PIB per cápita superior al de Colombia y, como bien sabemos, las condiciones socio-económicas juegan un rol en el desempeño de los estudiantes. Por otro lado, datos de la Oecd indican que el gasto publico por alumno es aproximadamente 20% más alto en México que en Colombia. Se está invirtiendo más en la educación de cada estudiante en México. Esta mayor disponibilidad de recursos seguramente se traduce en mejor infraestructura y maestros mejor remunerados, por mencionar dos de los determinantes más importantes del desempeño.


¿Qué tienen los sistemas educativos de Colombia y Brasil en común, que sus resultados son tan parecidos?

Brasil y Colombia se muestran muy parecidos no solo en la medición actual de desempeños educativos sino también en la manera en que estos han evolucionado en los últimos años. El progreso en ciencias al que me refería líneas arriba para Colombia también se observa en Brasil el progreso es de similar magnitud en el mismo periodo. Pero hay algo adicional, Brasil muestra también progresos muy interesantes en el área de Matemáticas. En promedio, han mejorado cerca de 35 puntos en la prueba en un periodo de 6 años.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?