| 5/20/2011 10:00:00 AM

Las siete tendencias que moldearán al mundo

Vienen tiempos apasionantes. Habrá cambios profundos en las tecnologías y en la geografía de la riqueza mundial. Internet que conectará cosas a cosas y transportará videos masivamente. La popularización de los teléfonos inteligentes, las redes sociales y el auge de América Latina cambiarán los patrones de consumo.

El planeta está cambiando muy rápido, pero muchas de las direcciones en las que se moverá son más predecibles de lo que la gente cree. Las empresas grandes del mundo tienen el panorama bastante claro. De hecho, ellas mismas son protagonistas de muchos de los avances que se llevarán a los mercados en los próximos años. Por eso es tan interesante la visión que ofreció sobre las nuevas tendencias, José María Álvarez, presidente de Telefónica para América Latina, en el Accenture Global Convergence Forum 2011 que se realizó en Río de Janeiro recientemente.

 

Telefónica tiene un punto de vista privilegiado. No solo es el cuarto operador de telecomunicaciones más grande del mundo, sino que es una empresa realmente global, que no depende de su país de origen. Tiene 280 millones de clientes y de ellos el 85% está fuera de España.

 

El ejecutivo empezó por señalar que uno de los movimientos que prevé la multinacional española está en el aumento del poder de los equipos de cómputo. “En 2027 se podrá comprar un procesador con la capacidad similar a la del cerebro humanos por US$1 dólar”, dice

 

La segunda dirección en la que se moverá el planeta está en el crecimiento del tráfico de internet, movido por una explosión en el uso de videos. Para mencionar un caso, en un año en América Latina el tráfico aumentó 90%, fundamentalmente por las descargas y el manejo de videos.

 

Hasta hace pocos meses el manejo de imágenes era tan engorroso, que no se podía pensar que pudieran aportar al crecimiento en el uso de la red. Pero el protocolo de internet IPV6 les facilita enormemente la vida a los desarrolladores que ya pueden borrar de su mente los problemas para manejar videos en aplicaciones. Con esto, sin duda aumentará el porcentaje de consultas a estas direcciones. Hoy apenas 1% del tráfico de la Red mundial usa videos.

 

Otra de las direcciones en las que se moverá la tecnología está en que internet además de conectar personas, servirá para conectar cosas. “En cinco o diez años, los medidores de agua y de gas, los carros, las neveras estarán conectados”, dice José María Álvarez. Con esa transformación los volúmenes de datos que se moverán por la red serán formidables. “Imaginen todas las neveras conectadas”, ilustra.

 

Claramente esa es una tendencia que no se revertirá, porque la conexión es muy sencilla y hay mucho qué ganar para el usuario. “Hoy un coche Chevy nuevo tiene más líneas de programación que un Boeing 747”, explica.

 

Una más está en el uso de dispositivos móviles. El 2011 será el primer año en el que las conexiones móviles a internet con smartphones y tabletas, superarán a las de los computadores de escritorio. Para José María Álvarez la penetración de los teléfonos inteligentes explotará en los próximos años cuando empiecen a salir al mercado aparatos más baratos.

 

Además, el uso de los teléfonos inteligentes no solo cambia la forma de comunicarse, sino muchos hábitos de vida. Los datos de Telefónica muestran que los usuarios pasan una gran cantidad de su tiempo conectados a internet desde sus móviles. Los smartphones claramente ahora no son teléfonos para conversar. “Eso promueve un cambio de comportamiento”, opina José María Álvarez.

 

Las redes sociales virtuales también ayudan a hacer un mundo nuevo. Facebook tiene 600 millones de usuarios. Si fuera un país, sería el tercero más grande del globo. De un lado, crean un efecto de comunidad muy interesante. La ‘disponibilidad social’, la denomina José María Álvarez, no es solo una moda, sino un cambio profundo que toca el gasto de los consumidores en vivienda o en salud. “Nada será lo mismo en los próximos meses. Hay que estar preparados”, sostiene.

 

Los modelos de negocios también estarán metidos en esta ola de transformaciones. Los conocidos ecosistemas, que unen a los clientes, a los fabricantes de los aparatos, a los creadores de las aplicaciones que se usan en los aparatos y a los proveedores servicios – como es el de Telefónica – serán el nombre del juego en los años que vienen. Para el ejecutivo, si las empresas quieren ser fuertes tienen que estar en un grupo con todos esos agentes. “Si está solo es débil”, advierte.

 

Los ganadores, los modelos exitosos para conformar ecosistemas no se han terminado de establecer. “Las reglas no están escritas. No se ha decidido quién gana la partida”, añade. Pero le parece que quienes serán más exitosos serán los jugadores que entiendan cómo llegar a los mercados de las personas de bajos ingresos en los mercados emergentes. “La diferencia la dará el volumen del mercado masivo, no unos pocos en los mercados desarrollados del mundo”.

 

Y la afirmación tiene una prueba sencilla. En los próximos tres años habrá 2.000 personas nuevas conectadas a internet. El 90% de este crecimiento viene de los mercados emergentes y el 85% de ese último porcentaje está puesto en móviles. Eso ocurrirá indefectiblemente. “Esto va a pasar con o sin nosotros”, opina.

 

La década latinoamericana
Y al lado de esas tendencias de tecnología, hay una económica que a José María Álvarez le parece crucial: el auge de América Latina. Los argumentos son los que usan todos los banqueros de inversión del mundo. América Latina crecerá más que los países desarrollados en los próximos años. “La historia de la actividad económica no será escrita en estos años por los países desarrollados, sino por Latinoamérica, China e India”, sostiene.

 

Las cifras son bien elocuentes en este caso. En 10 años el aumento en la población de la región será iguala a la población actual del Reino Unido. En los últimos tres años han entrado 33 millones de personas de la región a la clase media. El crecimiento del PIB de la región equiparará al PIB total del Canadá.

 

Esa mejora económica se traducirá en un cambio en los patrones de consumo. Para solo mencionar una oportunidad que se genera con esa transformación, José María Álvarez recuerda que el 70% de los latinoamericanos no tienen una cuenta bancaria. Eso para no hablar de la oportunidad que generan las nuevas empresas globales que están saliendo de la región, como Cemex, Lan o Vale.

 

Ese es el mundo como se ve desde Telefónica. Uno de grandes cambios en la relación de las personas con la tecnología y de una transformación profunda en la geografía del crecimiento económico y del bienestar. En esas condiciones parece que vienen buenos tiempos para la humanidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?