| 5/25/2011 8:00:00 AM

La verdadera importancia de los profesores

Dinero.com habló con el reconocido científico de la computación John E. Hopcroft, quien asegura que los docentes deben ir mucho más allá de la simple enseñanza diaria y de la urgencia que hay en formar a los niños antes de los tres años de edad.

Hablar de educación en Colombia resulta complicado, pues siempre que se menciona el tema surgen comentarios apasionados sobre si el modelo que emplea el país es uno de los mejores de Latinoamérica o si por el contrario es obsoleto y ya no funciona. Algo similar pasa cuando se habla de la calidad profesional y humana de quienes imparten educación, es decir, de los profesores.

De todas maneras la combinación de estas variables es fundamental a la hora de pensar en el éxito de los jóvenes hacia el futuro, pues una sin la otra no sólo no subsistirían, sino que cualquier modelo educativo estaría destinado al fracaso.

Para el científico John E. Hopcroft, quien visitó Cartagena durante el Faculty Summit 2011, el evento de investigación más importante que Microsoft Research organiza anualmente en Latinoamérica desde el 2005, y quien habló con Dinero.com, el papel que tienen los profesores en la educación de los jóvenes en cualquier sociedad, resulta ser el más importante en la cadena y resulta básico para que las personas alcancen el éxito. Para él, los educadores son la base de una sociedad más desarrollada y productiva, son ellos los llamados a crear y diseñar las estrategias que forman los verdaderos líderes y quienes deben despertar el interés de los jóvenes por la ciencia.

¿Por qué dice que los profesores son tan importantes dentro del proceso educativo?
Cuando yo estuve en primaria, observaba que los profesores no eran graduados en la universidad, eso hace 60 años, pero se preocupaban y les importaba de verdad el éxito de sus estudiantes. Creo que eso es lo más valioso, tener docentes que se preocupen por el futuro de sus jóvenes, que se interesen por enseñar de verdad. Es fundamental saber cuánto saben y aprenden los alumnos y no fijarse tanto en los requerimientos profesionales que se exigen a los profesores. No andar pendientes de una nota o una letra. En otras palabras, a medida que vamos profesionalizando la enseñanza, quizás hemos perdido algo, que es qué tan dedicados son los profesores al éxito de sus estudiantes. Es sorprendente, hoy en día en las universidades el estudiante no aprende el material que le da el profesor y éste a su vez, no se cuestiona sobre cómo hubiera podido presentar ese material de mejor forma, de manera que los alumnos lo hubieran entendido y se hubieran preocupado por aprenderlo.

¿Cómo hacer para que los docentes vayan más allá?
Hay varias cosas que yo hago en mis clases y con mis alumnos. Yo me pregunto cuáles son las ideas intelectuales que voy a cubrir y al final del semestre miro las calificaciones de los exámenes y evalúo en qué problemas exactos, a ellos no les fue bien, en qué han fallado, porque esas son las áreas que yo no enseñé lo suficientemente bien. Está comprobado que los que los estudiantes pueden entender casi a la perfección el material que se les da. No califico por curva, no vivo en función de una nota, no los juzgo, todo lo contrario, interactúo con ellos para que entiendan y así sean realmente productivos y no tengan vacíos. Que tengan un conocimiento real. En el mundo ya existen muchos premios por todo y para todo, y no estaría muy seguro que sea buena idea inventarse más, pero sin duda les haría un gran reconocimiento a todos los profesores que hacen un trabajo increíble.

¿Desde cuándo se debe empezar la formación?
Yo tuve la fortuna de que mis padres querían realmente que sus hijos tuvieran una mejor vida que la que ellos tuvieron, y mis padres estaban dispuestos a sacrificarse para que sus hijos alcanzaran el conocimiento. No puedo dejar de resaltar también la labor de los padres, pues ellos deben proporcionar desde el principio un ambiente estable a sus hijos. Cuando nace un niño, están presentes las neuronas en el cerebro, pero no las conexiones, y durante esa etapa es cuando se forman y para que eso pase adecuadamente es importante que los niños tengan un ambiente estable, en donde se sientan amados y seguros. Es increíble, pero el ambiente en estos primeros años de vida, influye de manera sustancial en la búsqueda del conocimiento en el futuro.

¿Qué deben hacer los gobiernos por la educación?
Pienso que las naciones deberían tratar de invertir mucho más en la etapa temprana de los niños, quizás en los tres primeros 3 años de vida. Estoy seguro que si esto ocurriera, todos los gobiernos y la sociedad obtendríamos este retorno años más tarde, se vería reflejado en tasas de criminalidad más bajas y los países tendrían una sociedad llena de personas más productivas y menos agresivas.

¿Cómo hacer que los jóvenes se interesen por la ciencia?
La clave para el éxito definitivamente es hacer las cosas que a uno le gustan, hacer todo lo que a uno lo hace ser feliz. Una de las cosas que yo creo que contribuyeron a mi interés por la ciencia fue simplemente leer revistas de ciencia, historias que eran escritas para el público en general, algo que pudiera entender un niño de 8 años, eso si nada de matemáticas, cosas sencillas. También hubo un par de libros “How to Solve It”, y “One Two Three...infinity”, libros de un nivel que un estudiante de bachillerato podía entender, sencillos pero emocionantes. Lo que hay que hacer es poner a los niños a pensar y reflexionar sobre ideas sencillas, por ejemplo ponerlos a cuestionarse sobre el hecho que el sol se ponga en una posición distinta en el cielo durante el año. Eso es ciencia. Cosas como que en el extremo norte de la tierra, debido al sol, el día es más corto y en el sur el día es más largo. Cosas tan simples como eso, que pueden emocionar a los estudiantes, sirven para incentivar, sirven para cuestionarse y descubrir la ciencia.

El gobierno del presidente Santos ha dicho que se invertirán cerca de $9,4 o $9,5 billones, durante los próximos nueve años en investigación y desarrollo tecnológico. ¿Cuánto se debe invertir en este tema?
Algunas áreas no requieren mucha financiación. Los gobiernos deberían escoger áreas más teóricas, pues esto permitiría crear la siguiente generación de científicos. Un ejemplo de eso fue la decisión que tomó Estados Unidos hace muchos años, que fue la de llevar la ciencia a las universidades con el fin de crear nueva generación. Algunos países dividieron la educación y la investigación, tienen ministerios separados, y esto es una equivocación, y por eso los laboratorios donde se hace ciencia no tienen estudiantes de doctorados, pues en muchas ocasiones las universidades no cuentan con la suficiente financiación para invertir en investigación. Las dos ramas deben trabajar juntas, no deben vivir una sin la otra, para que todo dinero que se utilizado en desarrollar ciencia sea aprovechado en pro del desarrollo de los países.

¿En qué se debe invertir?
Las aplicaciones son un área difícil pero sin duda es en la que se debe invertir. En vez de que Colombia trate de adivinar en qué áreas específicas pueden llegar a ser exitosos, tienen que permitirles a los individuos tomar decisiones, permitirle a la gente crear herramientas que permitan ser más productivos y así alcanzar el éxito. Las tecnologías de la información y las ciencias biológicas, son claramente en donde se necesita que los jóvenes investiguen e inventen cosas nuevas. Las ciencias de la computación están cambiando el mundo porque hasta ahora nos hemos dedicado a mirar la forma en que los computadores sean más útiles, nos preguntamos los lenguajes de programación, los sistemas operativos, pero el futuro traerá miles y miles de aplicaciones, que nos facilitarán de manera asombrosa la vida.

¿Qué hace falta por inventar?
Mis padres me contaban sobre los inventos que dirigieron sus vidas, inventos como la refrigeración, viajes por el aire, el teléfono, me dijeron que durante el tiempo de mi vida habría inventos muchos más grandes que estos, pero para mí era difícil entenderlo. Pero ahora tenemos, fotocopias, fax etc., herramientas que ya pasaron a un segundo y tercer plano, y que cambiaron el mundo. Entonces soy un creyente que durante la vida de las nuevas generaciones existirán cosas inimaginables, inventos que ya vienen cada vez más rápido. No se podría decir realmente cuándo es el futuro si está pasando o tan sólo es un abrebocas de lo que viene. Ya hoy se habla de internet, de sus aplicaciones y usos, de viajes al espacio, de cosas que antes sólo se pensaban sucederían para el futuro. Creo que sin duda todavía hay espacio y conocimiento para investigar, crear y mejorar, pero sobre todo, formar mediante docentes, nuevos talentos.

El Dr. Hopcroft, licenciado de la Universidad de Seattle y con títulos de máster y doctorado de la Universidad de Stanford, trabaja actualmente en la Universidad de Cornell, donde es profesor de ingeniería y matemática aplicada en ciencias de la computación. Recibió el Premio Turing de la ACM, el galardón más prestigioso que se concede en su campo, junto con Robert Tarjan en 1986, "por logros fundamentales en el diseño y análisis de algoritmos y estructuras de datos." Además de su labor investigativa, es conocido por sus libros sobre algoritmos y lenguajes formales, escritos junto con Jeffrey Ullman y Alfred Aho, considerados textos clásicos en la tema.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?