| 10/20/2010 5:30:00 PM

Donde unos vieron crisis, otros vieron oportunidades

El comportamiento de los empresarios del país, luego de la crisis económica, ayudó a definir los principales factores para generar estrategias y planes de crecimiento exitosos. Ernst & Young y Endeavor midieron el ambiente empresarial.

Una muestra representativa de empresarios Pymes, que hacen parte del Centro de Desarrollo Empresarial Ernst & Young y Endeavor, participaron de la Encuesta de Emprendimiento 2010, realizada por la firma consultora con el fin de conocer sus motivaciones de cambio y oportunidades de negocio, en tiempos de crisis e inestabilidad económica.

Aspectos como las fuentes de financiación, el panorama de oportunidades comerciales, la alineación con objetivos personales y el bienestar del equipo humano, fueron considerados por este grupo de encuestados, como aspectos claves para el éxito empresarial.

De igual manera, el comportamiento del mercado, sus cambios y demandas se transformaron en una variable definitiva para los empresarios colombianos, que los analizan con el objetivo de definir un plan de crecimiento integrado por campañas, donde el mercadeo es considerado una herramienta clave para lograr el éxito en la venta de sus productos y servicios. Del mismo modo, la crisis es asumida con una etapa diferencial donde salen a relucir aspectos de innovación y diferenciación, en donde la dinámica del mercado y el talento humano, suman a la hora de buscar la permanencia en el mercado.

Tendencias en tiempos de crisis
La muestra tomada entre este grupo de empresarios, permite dilucidar el comportamiento general del mercado. De esta manera, tanto multinacionales, empresas familiares de gran envergadura, y los pequeños y medianos empresarios, se comportan similar cuando la economía local se ve afectada por los estragos de la crisis de otros países.

“Aunque la crisis en Colombia tuvo un mucho menor impacto que en otros países, si nos vimos afectados por las circunstancias internacionales. Sin embargo, desde nuestra perspectiva, todas las empresas colombianas encontraron oportunidades de diversificar sus mercados internacionales, fortalecerse en el mercado nacional, y ser cautos con sus costos y gastos, pero también haciendo inversiones para cuando la recuperación llegara”, comentó Luz María Jaramillo, Country Managing Partner de Ernst & Young en Colombia.

En evidente que cuando se atraviesa por esta situación, Colombia ha manejado una economía proteccionista que se refleja en el comportamiento de sus empresarios.

“Las diversas crisis que hemos tenido en el país durante los últimos 20 años, nos han dejado importantes lecciones y en esta oportunidad se pudo ver que la experiencia sirvió para manejar adecuadamente las circunstancias. Un sistema financiero mucho más robusto y previsivo, también evitó el colapso que tuvieron otros países. Pero ahora, llegó el momento de aprovechar esa coyuntura y proyectarnos como una economía importante en Latino América, con un mercado interno muy importante y gran potencial de expansión”, agregó Luz María Jaramillo, Country Managing Partner de Ernst & Young en Colombia.

Dentro de los resultados arrojados en el estudio, se destaca que sólo el 3% de los encuestados redujo la operación. Esto implica que aunque vieron que había circunstancias difíciles, lograron manejar la coyuntura para mantenerse de cara a la recuperación. El 22% manifestó que llevó a cabo un recorte de empleados, mientras el 23% redujo el presupuesto y el 79% basó su plan de negocios en una optimización de costos y gastos. “En muchos casos, lo que permitió la crisis fue una evaluación a fondo de las funciones y necesidades de las estructuras de las empresas, logrando sinergias y la revisión de procesos para ser más eficientes. Esto es importante en términos de volverse más eficientes, efectivos y competitivos”, agregó Jaramillo de Ernst & Young Colombia.

Todas estos porcentajes son positivos y demuestran la capacidad de los empresarios colombianos de tratar de mantener, equipo y estrategia con el fin de conservar lo mejor de su talento, para cuando llegara la recuperación. Así mismo, un poco más de la mitad (51%) trabajó en la expansión de su negocio y el 26% inició exportaciones, cifras de gran importancia si se analiza la capacidad de reacción de los empresarios, que tratan de realizar movimientos estratégicos en momentos de cambio para buscar oportunidades en otros mercados, por lo cual los tratados de libre comercio son vitales para proteger su inversión.

“Esto es lo más valioso de los emprendedores. Donde muchas empresas tomaron medidas como contracción del negocio y reducción de sus operaciones, ellos vieron oportunidades para crecer, buscar nuevos mercados, y exportar. Esto nos muestra cómo los emprendedores son definitivamente una fuerza de cambio importante para el crecimiento y desarrollo de Colombia de cara al futuro”, agregó Luz María Jaramillo, Country Managing Partner de Ernst & Young en Colombia.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?