| 11/4/2010 2:55:00 PM

Xbox hace frente a la Wii con Kinect, un periférico para jugar sin mandos

Sin mandos y con aires revolucionarios aterrizó hoy Kinect en el mercado estadounidense, un novedoso periférico para la consola Xbox 360 con el que Microsoft quiere plantar cara en su terreno a la popular Wii de Nintendo.

Los Ángeles.- Los creadores de Windows han puesto muchas expectativas en un producto que esperan que redefina la forma en la que se interactúa con los videojuegos y se convierta en un éxito de ventas esta Navidad en todo el mundo.

Antes de que acabe el año, Microsoft espera comercializar 5 millones de unidades del nuevo aparato, algo que convertiría Kinect en el lanzamiento más importante en la historia de la consola Xbox.

Las perspectivas son halagüeñas. Portales de internet como Amazon o Best Buy tuvieron que cerrar su servicio de compra anticipada del producto ante la fuerte demanda.

El dispositivo, que fue presentado por primera vez bajo el nombre de "Project Natal" en la feria E3 de Los Ángeles en junio de 2009, generó mucha expectación en su fiesta de inauguración celebrada en la neoyorquina plaza Times Square durante la jornada del miércoles.

Un evento por el que se pasaron estrellas de cine como Mark Wahlberg y que tuvo su momento culminante a la medianoche, cuando los más impacientes pudieron adquirir su Kinect, alguno tras pasarse tres días haciendo cola en la calle.

Cuatro años después del debut de Wii de Nintendo, consola líder del mercado y de la que se han vendido más de 65 millones de unidades solo en E.U., Kinect intentará dar una vuelta de tuerca más al competitivo sector del videojuego donde se ha demostrado que la rentabilidad del jugador esporádico.

El principal argumento del periférico de Microsoft es que convierte a la consola Xbox en una plataforma de juegos interactivos en la que no hace falta mando de control, al contrario de lo que ocurre con Wii o con el modelo similar patentado de Sony estrenado en septiembre, el PlayStation Move.

Un conjunto de cámaras, sensores de movimiento y sonido recogen los movimientos del usuario que tienen reflejo directo sobre la acción del juego, misma tecnología que sirve también para manejar otros programas de Xbox con el simple gesto de una mano, igual que en películas de ciencia ficción estilo "Minority Report" (2002).

"Consideramos que en el futuro las computadoras y los sensores aprenderán más sobre nosotros que nosotros de ellos. Kinect se convertirá en un catalizador en la industria y rebasará los límites de la creatividad en lo que respecta al entretenimiento", aseguró hoy Don Mattrick, presidente de la División de Entretenimiento Interactivo de Microsoft.

El periférico se puso en venta en E.U. con un precio inicial de US$150 en un paquete que incluye el juego de habilidad "Kinect Adventures", aunque se comercializa también en lotes junto a la consola Xbox por precios que van hasta los US$400.

El producto estará disponible internacionalmente a partir del 10 de noviembre, según informó la compañía, y contará con sistema de reconocimiento de voz en inglés, japonés y español de México.

Kinect tendrá una línea de 15 juegos iniciales que se comercializarán por separado y cuya temática guarda relación con la existente para Wii o para PlayStation Move.

Una lista de la que destaca "Dance Central", un programa para aprender coreografías que fue de los más populares en las zonas de pruebas dispuestas por Microsoft en diferentes eventos en todo el mundo, así como "Kinect Sports", una versión de Olimpiadas para Xbox en las que se suda la camiseta.

Otros títulos son "Kinectimals", donde se establece una relación con una mascota virtual, "Kinect Joy Ride", de carreras de coches en las que el usuario agarra un volante imaginario o "Your Shape Fitness", "Harry Potter and the Deathly Hallows" y "Game Party in Motion", que saldrán en diciembre.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?