| 4/30/2007 12:00:00 AM

Wolfowitz denuncia campaña para desprestigiarlo

El presidente del Banco Mundial Paul Wolfowitz lamentó el lunes lo que llamó "campaña de calumnias" en su contra y dijo a un panel especial del banco que actuó de buena fe al asegurar un ascenso y un aumento de sueldo para su amiga.

Washington.- Wolfowitz reiteró que no pensaba renunciar y el presidente George W. Bush le expresó su respaldo.

En una declaración preparada al panel, Wolfowitz dijo que el comité de ética de la institución tuvo acceso a todos los detalles del arreglo de la empleada Shaha Riza "si lo hubiera deseado".

Wolfowitz dijo al panel: "Yo actué de forma transparente, pedí y recibí guía del comité de ética del banco y me comporté de buena fe, de acuerdo con esa guía".

El panel especial del banco está investigando la conducta de Wolfowitz al lidiar con la promoción en el 2005 de la empleada Riza, quien iba a comparecer más tarde.

La controversia ha desatado llamados a la renuncia de Wolfowitz, uno de los arquitectos de la guerra en Irak durante su empleo previo, en el Pentágono. Se espera que la junta de 24 miembros tome una decisión sobre el caso más tarde en la semana.

Bush, entretanto, dijo que Wolfowitz "debería quedarse, debería recibir una audiencia justa".

Wolfowitz dijo que la controversia sobre el paquete de pago era parte de un esfuerzo para sacarle del cargo que ha tenido durante dos años.

Los directores ejecutivos del banco han dicho que los términos y condiciones del ascenso y aumento salarial a Riza no habían sido "comentados, revisados ni aprobados" por el comité de ética ni la junta del banco.

Riza estaba trabajando en el banco cuando Wolfowitz llegó en el 2005 y tenía un salario anual de 133.000 dólares como asesora de comunicaciones. Fue reasignada al Departamento de Estado para evitar un conflicto de intereses, pero siguió en la nómina del banco y su salario aumentó finalmente a 193.590 dólares.

Riza, quien compareció ante la comisión por la tarde, dijo que no quiso ser reasignada ni estaba satisfecha con su nueva situación.

"Sigo creyendo que no debieron pedir mi renuncia y que me trataron de manera injusta por razones que estaban fuera de mi control y todavía no comprendo", dijo en una declaración escrita.

En cuanto a su sueldo, dijo que "mi nivel salarial es del mismo orden que el de otros de mi nivel jerárquico a quienes no obligaron a renunciar". Añadió la atención que le ha prestado la prensa al asunto ha causado "daño grave a mi carrera, mi bienestar personal y mis perspectivas para seguir realizando el trabajo que amo".

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?