| 5/28/2007 12:00:00 AM

Wolfowitz culpa a la prensa por su renuncia

Wolfowitz manifestó que estaba complacido de que la junta directiva del banco hubiese aceptado que él actuó de buena fe con respecto a un generoso paquete de compensaciones para su novia y empleada del banco Shaha Riza en el 2005.

Londres_  El presidente saliente del Banco Mundial Paul Wolfowitz culpó el lunes al ambiente de tensiones del banco y a los medios de prensa de forzarlo a renunciar.

Wolfowitz, que ha anunciado que renunciará el 30 de junio, negó las sugerencias de que su decisión de abandonar su puesto fue influenciada por una falta de apoyo del personal del banco.

 

"Creo que (la renuncia) dice más sobre los medios de prensa que sobre el banco, y lo dejaré así", expresó en una entrevista radial difundida por la British Broadcasting Corp.

 

"La gente estaba reaccionando a una serie de aseveraciones inexactas y en momentos en que no teníamos nada que se aproximara a la verdad, las tensiones se incrementaron", sostuvo.

 

Wolfowitz manifestó que estaba complacido de que la junta directiva del banco hubiese aceptado que él actuó de buena fe con respecto a un generoso paquete de compensaciones para su novia y empleada del banco Shaha Riza en el 2005.

 

"Acepto el hecho de que en el momento que surgió eso, las tensiones eran tantas que no creo que hubiese podido conseguir lo que quería lograr por la gente que realmente me importa", expresó.

 

Por tradición, Estados Unidos _el mayor contribuyente del banco_ nombra a un estadounidense para que dirija la institución.

 

La partida de Wolfowitz termina una gestión de dos años que estuvo marcada por controversias desde el comienzo, teniendo en cuenta su desempeño previo como uno de los principales gestores de la guerra en Irak cuando era el segundo funcionario de más importancia en el Pentágono.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?