| 8/4/2011 1:00:00 PM

Wall Street cae el 2,43% en la media sesión

El temor que genera un posible debilitamiento de la recuperación económica mundial provocaba este jueves un nerviosismo generalizado entre los inversores de Wall Street, que se saldaba hacia la media sesión con una caía del 2,43% en el Dow Jones de Industriales, su principal indicador.

Nueva York - Ese índice, que agrupa a las 30 mayores empresas cotizadas de EE.UU., restaba hacia el ecuador de esta cuarta jornada de la semana 288,51 puntos, con lo que se hundía más por debajo de la simbólica cota de las 12.000 unidades al colocarse en 11.607,93 puntos.

Por su parte el selectivo S&P 500 perdía el 2,6% (-32,81 puntos) hasta 1.227,53 y el índice compuesto del mercado Nasdaq retrocedía el 2,63% (-70,79 puntos) hasta 2.622,28.

A pesar de que en estos momentos se moderaban ligeramente las caídas cercanas a los tres puntos porcentuales que registraron esos tres índices hace alrededor de una hora, los inversores continuaban con su fuga del mercado de valores emulando lo ocurrido hoy en las principales plazas financieras europeas.

La bolsa de Madrid registró su mayor caída del año al bajar el 3,89%, la de París encadenó nueve jornadas consecutivas en números rojos al caer el 3,9%, la de Fráncfort vivió su peor desplome en diez meses con un retroceso del 3,4% y Londres perdió el 3,43%, entre muchas otras.

La sangría de la jornada se cebaba también con el petróleo, que a esta hora restaba unos contundentes 3,98 dólares para colocarse incluso por debajo de la barrera de los 90 dólares por barril, en 87,95 dólares.

El nerviosismo generalizado golpeaba incluso al oro, que en momentos de incertidumbre suele actuar como valor refugio, ya que a esta hora los inversores preferían la búsqueda de liquidez. Así el metal precioso, que en las dos pasadas jornadas ha cerrado en máximos históricos, caía US$10,3 la onza hasta US$1.656.

La continua difusión esta semana de datos macroeconómicos peores de lo esperado en EE.UU. dejaba muy bajas las expectativas para el informe de empleo que publicará el viernes el Departamento de Trabajo de este país y que los inversores temen que pueda volver a poner de manifiesto la debilidad del mercado laboral estadounidense.

El único que se salvaba del ánimo vendedor generalizado de la jornada era el dólar, que se fortalecía tanto frente al euro como ante el yen frente a los miedos a que la crisis de deuda de la zona euro se expanda a España e Italia y como respuesta a la intervención del Banco de Japón en el mercado de divisas para debilitar el yen.

A esta hora por un euro se pagaban US$1,4148, comparado con los US$1,4323 del miércoles, al tiempo que un dólar se cambiaba a US$78,79, comparado con los US$77,06 de la jornada anterior.

Hacia el ecuador de la jornada tan solo una de las compañías del Dow Jones anotaba avances, el gigante de la alimentación Kraft (2,3%), que esta jornada sorprendió a los inversores al anunciar que se dividirá en dos compañías independientes dedicadas a la alimentación y a la confitería.

Ese anuncio se produjo el mismo día en que informó que en el primer semestre del año tuvo un beneficio neto de US$1.775 millones, el 37,2% menos que en la misma fecha de 2010.

El lado negativo de ese índice estaba capitaneado a esta hora por el productor de aluminio Alcoa (-5,05%), Bank of America (-4,3%), el fabricante de maquinaria pesada Caterpillar (-4,27%) y la petrolera Chevron (-4,03%).

Otras cinco compañías del Dow Jones anotaban descensos superiores a los tres puntos porcentuales, al tiempo que seis caían más del 2%.

Fuera de ese índice el fabricante de automóviles General Motors (GM) bajaba el 2,65% a pesar de que anunció que en los seis primeros meses del año su beneficio aumentó el 144,9%, hasta US$5.387 millones.

En otros mercados la rentabilidad de la deuda pública estadounidense a 10 años retrocedía al 2,5 %.


Efe

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?