| 12/13/2009 9:00:00 AM

Volverán a buscar cajas negras de vuelo de Air France en febrero.

Jean Paul Troadec, director de la agencia francesa BEA, reiteró que encontrar las cajas negras es esencial en una investigación y que sin ellas es poco probable que se descubra la causa del accidente del 1 de junio en el que murieron 228 personas.

Río de Janeiro.- El director de la agencia francesa que investiga accidentes aéreos dijo el sábado que se iniciará en febrero una tercera búsqueda de las cajas negras del avión de Air France que se estrelló en junio tras partir de Brasil.

El director agregó que la nueva búsqueda durará tres meses.

El anuncio de Troadec alivianó un poco la tensión entre los familiares de víctimas brasileñas, que han dicho que no se les ha proporcionado suficiente información sobre los descubrimientos, pero no sirvió mucho para inspirar confianza sobre cómo está siendo realizada la pesquisa.

"Continúan con sus palabras paliativas", dijo Nelson Marinho, cuyo hijo murió en el vuelo y es presidente de la asociación de familiares de víctimas brasileñas. "Ellos dicen que comenzarán nuevamente la búsqueda pero, ¿para qué se detuvieron si es tan importante?".

La segunda búsqueda de las cajas negras terminó en agosto.

Maarten Van Sluys, otro integrante de la asociación de familiares de las víctimas, dijo que la nueva iniciativa para encontrar las grabadoras de datos de vuelo es positiva pero que hay algo más importante que buscarlas.

"Se dice mucho sobre las cajas negras, pero no podemos olvidar que aún hay 178 cadáveres, entre ellos el del hijo de Nelson, que están en el fondo del mar", dijo Van Sluys. "Esperamos recuperar esos restos y darles un entierro digno".

Troadec dijo que la nueva búsqueda contará con la ayuda de la Marina y la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte estadounidenses, especialistas de Gran Bretaña, Alemania, Rusia y Brasil. Otras compañías privadas no reveladas se unirán al esfuerzo, que utilizará submarinos y embarcaciones con sistemas de sonar.

Los expertos han dicho que la búsqueda de las cajas negras es una de las más difíciles en la historia, pues la profundidad del mar en la zona donde se desplomó el avión llega a los 7.000 metros (22.950 pies) y el fondo marino es montañoso.

"Para aumentar nuestras posibilidades debemos limitar de la forma más exacta posible el sitio probable del accidente", dijo Troadec.

El director agregó que los expertos pueden analizar las corrientes y darle a los investigadores una idea mejor sobre dónde podrían encontrarse los restos más importantes.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?