| 9/6/2006 12:00:00 AM

Vivendi adquiere BMG por 2.090 millones de dólares

Vivendi ganó en la puja a otras empresas, entre ellas Warner Music Grupo Corp., Viacom Inc. y EMI Grupo PLC.

Berlin.- Vivendi aceptó el miércoles pagar 1.630 millones de euros (2.090 millones de dólares) para adquirir el Grupo Editorial BMG Music a la empresa de publicaciones Bertelsmann, en un acuerdo que da a la compañía francesa el catálogo de música más grande del mundo y canciones por parte de artistas tales como Coldplay y Robbie Williams.

El grupo Música Universal Vivendi SA es ya la empresa discográfica más grande del mundo. La unidad de BMG sería absorbida por Universal. BMG posee los derechos de más de un millón de canciones por parte de artistas tales como Nelly, Maroon 5, Christina Aguilera, Justin Timberlake y Mariah Carey, así como éxitos clásicos de los Beach Boys, Barry Manilow y de numerosas celebridades.

El presidente de Universal, Doug Morris, dijo que la adquisición permitirá diversificar la cartera de la compañía en "áreas estratégicas" como música clásica y cristiana.

La adquisición de BMG "es una oportunidad única para desarrollar nuestro negocio de publicación de partituras y fortalecer el valor de Universal en una época en que el mercado musical está mejorando, respaldado por innovaciones tecnológicas y por ventas de (música) digital", dijo Jean Bernard Levy, presidente de Vivendi, en un comunicado.

Pero algunos analistas dijeron que Vivendi pagó demasiado por la adquisición de BMG, y cuestionó la racionalidad de su estrategia. Bajo el previo liderazgo de Jean-Marie Messier, Vivendi se embarcó en una gran expansión, transformándose de una empresa de servicios de agua potable en un conglomerado de los medios de comunicación a nivel global. Pero la compañía quedó con una montaña de deudas y fue obligada a vender algunas subsidiarias.

 
Fuente: AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?