| 12/7/2010 1:15:00 PM

Visa y Mastercard se unen al boicot financiero contra WikiLeaks

Las firmas Visa y Mastercard anunciaron hoy que bloquearán los pagos que se canalicen hacia WikiLeaks, en lo que supone un nuevo golpe a las finanzas del grupo fundado por Julian Assange.

Washington.- Según informa hoy la cadena CBS, la empresa de medios de pago Visa manifestó que suspenderá todos los pagos canalizados hacia WikiLeaks, mientras se resuelven las investigaciones en marcha sobre las actividades de la organización.

También Mastercard ha tomado una decisión similar, confirmó hoy la web especializada en tecnología CNET.

"MasterCard ha tomado medidas para asegurarse de que WikiLeaks ya no pueda aceptar activos con la marca MasterCard", dijo a CNET un portavoz de MasterCard Worldwide.

El argumento de esta empresa es que WikiLeaks, que se ha embarcado en la difusión masiva de cables diplomáticos de E.U., está cometiendo una "actividad ilegal".

La decisión de las dos importantes firmas de medios de pago se une a otras empresas que prestaban servicios financieros a WikiLeaks, una organización que según ha reconocido su fundador, se financia fundamentalmente con donativos privados.

Ya el sábado pasado, el popular sitio de pagos por internet, PayPal, dijo que había decidido cancelar la cuenta que WikiLeaks tenía abierta para recoger donaciones.

Las autoridades suizas decidieron ayer además cerrar la cuenta cuenta bancaria que utilizaba Assange, lo que le dificultara aun más el acceso a fondos.

WikiLeaks ha respondido a estos ataques incrementando las peticiones por internet para recabar aportaciones particulares con el mensaje "haznos fuertes".

Mientras tanto, en Londres, Julian Assange fue detenido después de que acudiera voluntariamente a una comisaria, para responder por las acusaciones de agresión sexual que pesan sobre él en Suecia.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?