| 3/5/2010 9:40:00 AM

Vinos chilenos derramados, terremoto retrasa producción

Cerca de 125 millones de litros de vino chileno, con un valor aproximado de 250 millones de dólares, se derramaron durante el terremoto de magnitud 8,8 que devastó el sábado pueblos y ciudades y dejó cientos de muertos, dijo el jueves un importador estadounidense.

Nueva York.- "Ellos estiman que perdieron un 12 por ciento de la cosecha 2009", que se encontraba en tanques de acero inoxidable ahora volteados, en barriles de roble destrozados y en botellas rotas, dijo Alfredo Bartholomaus, quien representa a varias viñas chilenas ante la exportadora estadounidense Winebow.

La mayor parte de las pérdidas las sufrieron las viñas de los valles de Colchagua, Curicó y el Maule, dijo Bartholomaus.

El vino es una de las cinco principales exportaciones de Chile y 70 por ciento de las viñas del país están muy cerca del epicentro del terremoto.

Hasta noviembre, según las cifras disponibles más recientes, Chile exportó 6,4 millones de cajas de vino a Estados Unidos, de acuerdo a un reporte de los consultores de la industria vitivinícola de ese país Gomberg-Fredrikson.

Esa cifra representa un aumento del 15 por ciento respecto al año previo.

La Viña Concha y Toro SA, la mayor de Chile, se vio obligada a detener la producción por al menos una semana, anunció en su propio sitio en internet.

Los vitivinicultures dijeron a Bartholomaus que la cosecha de uvas blancas, que ya había comenzado en algunas regiones, se reanudaría la próxima semana. Normalmente, la primera cosecha comienza en la última semana de febrero o la primera de marzo.

"Hay suficientes barriles y los tanques de acero inoxidable pueden ser reparados", afirmó Bartholomaus, agregando que las viñas sabrían más sobre las estimaciones de daños y producción dentro de 30 a 60 días.

 
Reuters

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?