| 11/26/2011 10:00:00 AM

Viernes Negro atrae multitudes, pero no gastan tanto

Los minoristas estadounidenses esperaban más compradores como Shawn Elzia este Viernes Negro, en el inicio no oficial de la que se espera sea una temporada de compras navideñas marcada por la mesura de los consumidores.

El maestro de Brooklyn, uno de los cientos de miles de compradores que buscaban ansiosos ofertas en todas las tiendas del país, dijo que terminó gastando alrededor de un 25 por ciento de lo que había planeado, pese a lamentarse por el estado de la economía.

"No esperaba estas ofertas", dijo el hombre de 33 años cuando abandonaba una tienda de Macy's en Jersey City, llevando bolsas llenas de ropa para él y su familia.

"Fueron hasta el hueso. Había algunos descuentos grandes si llegabas temprano", agregó.

Los descuentos son siempre una parte del cuadro del viernes después de Acción de Gracias. Este año se destacó que algunas tiendas se adelantaron y abrieron el mismo jueves, con la esperanza de ganar tiempo en el mayor día de compras del año.

Y también fue una noticia destacada que una compradora en una tienda de Walmart en el área de Los Angeles habría rociado gas pimienta a un grupo de personas para poder quedarse con un sistema de videojuegos que quería comprar.

La apertura temprana de algunas tiendas atrajo a compradores más jóvenes, como Alina Ybarra, que pasó las horas de la madrugada con sus amigos buscando productos para ellos.

"Es verdaderamente caótico", dijo la jovencita de 17 años sobre su primera experiencia en un Viernes Negro cuando finalizaba su jornada de compras en Santa Monica, California. Ybarra dijo que le encantaron las ofertas que encontró en tiendas como Old Navy y Urban Outfitters.

"Parece que un montón de adolescentes eran los compradores primarios, quizás por el horario, pero en términos netos verdaderamente no va a resultar en un incremento positivo para los minoristas", señaló Ed Yruma, analista bursátil de KeyBanc Capital Markets, tras comprobar las multitudes que acudían a un centro comercial en Bloomington, Minnesota.

Sin embargo, el analista destacó que los compradores no llevaban muchas bolsas.

OTRA VEZ LA PREOCUPACION
Compradores ansiosos iban a la caza de televisores de pantalla grande, videojuegos y juguetes, pero se manifestaban preocupados por su propio bienestar económico, lo que sugería que abrirán sus carteras para pagar por ofertas pero no por mucho más.

Aquellos compradores con presupuestos limitados comenzaron anticipadamente a buscar ofertas, pues minoristas tales como Walmart y Toys R Us empezaron con programas para comprar mediante cuotas ya en octubre.

"Los estadounidenses todavía están preocupados por el empleo, todavía están preocupados por la economía", dijo Mike Thielmann, vicepresidente ejecutivo de J.C. Penney, quien resaltó que los compradores estaban comprando regalos y productos para ellos mismos.

La competencia entre los minoristas era feroz tanto como entre los compradores, y algunas tiendas abrieron más temprano que lo que lo solían hacer.

Fuera de la emblemática tienda de Macy's en Herald Square de Nueva York, cuatro activistas de Occupy Wall Street cantaban "boicoteen Macy's" y "dejen de apoyar a las grandes corporaciones", mientras unas 9.000 personas hacían fila para entrar a comprar.

La estrategia de abrir temprano pareció funcionar, a juzgar por las largas filas que se formaron en tiendas como Toys R Us , Best Buy, Walmart y Target.

"Era una locura entre medianoche y la una de la mañana", dijo un empleado de Target en la tienda de la cadena en East Harlem, en Nueva York, donde la multitud raleaba en la mañana del viernes.

Incluso después de que un local de Toys R Us en Nueva Jersey llevaba abierto casi una hora, el jueves a las 21.50 hora local (0250 GMT del viernes), aún había una cola de unas 300 personas esperando para ingresar.

Las 24 horas que comenzaron a las 21.00 del jueves marcarán el día más grande de la historia del sector minorista, con ventas estimadas en 27.000 millones de dólares de acuerdo a Craig Johnson, presidente Customer Growth Partners, uno de los pocos expertos que predicen una fuerte temporada.

Si bien el Viernes Negro ha sido durante años el día con más presencia de clientes en los locales comerciales, eso no siempre significa que las ventas crezcan en la temporada.

Pese al aumento de ventas justo después de Acción de Gracias, las cifras totales para la temporada cayeron tanto en el 2008 como en el 2009, cuando la recesión se hizo sentir en el bolsillo de los estadounidenses.

La Federación Nacional de Minoristas (NRF) espera que 152 millones de clientes lleguen a las tiendas este fin de semana, un 10,1 por ciento más que el año anterior. Sin embargo, estima que las ventas para la temporada noviembre-diciembre aumente un 2,8 por ciento, tras un alza del 5,2 por ciento en el 2010.

Las cadenas de artículos de lujo, como Saks Inc, y aquellas que apuntan a consumidores de menos recursos, como las tiendas "todo por un dólar", serían las grandes ganadoras de la temporada.

Pero las cadenas minoristas que apuntan a la clase media tendrían un duro desafío para atraer a los compradores sin el atractivo de productos exclusivos o los fuertes descuentos que ofrecen otras tiendas.

Las ventas online del jueves y el viernes superaron a las del año pasado, y más compradores usaron sus teléfonos celulares para comprar, de acuerdo a datos de IBM.

El monto que los compradores gastaron a través de eBay Mobile se duplicó con creces en el Día de Acción de Gracias, mientras que la unidad PayPal Mobile de eBay multiplicó por cinco el volumen de pagos con relación al mismo día del año último.


Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?