| 7/29/2011 2:00:00 PM

Verizon repartirá US$10.000 millones de dividendos entre accionistas

Verizon Wireless, la empresa formada por la operadora de telefonía estadounidense Verizon y la británica Vodafone, repartirá a partir de enero del año que viene un dividendo de US$10.000 millones entre sus accionistas, lo que supone la primera distribución de este tipo en más de cinco años.

Nueva York - El anuncio, realizado anoche en un comunicado, era bienvenido hoy por los accionistas de Wall Street, por lo que las acciones del grupo británico que cotizan en el mercado Nasdaq subían a dos horas del cierre de la sesión un contundente 4,99% y se cambiaban a US$28,19.

Por el contrario los títulos de Verizon Communications bajaban el 0,5%, de forma que se cambiaban a US$35,48.

En un breve comunicado, la alianza estratégica que conforman Verizon y Vodafone anunció que finalmente ha aprobado distribuir un nuevo dividendo a partir del 31 de enero del año que viene, algo que no hacía desde 2005.

"El dividendo de Verizon Wireless nos permite no sólo premiar a nuestros accionistas con una gran repartición de capital, sino también continuar invirtiendo en nuestro negocio para mejorar la experiencia de los consumidores, fortalecer nuestra posición de competitividad y crear más valor para nuestros accionistas", dijo en un comunicado el consejero delegado de Vodafone, Vittorio Colao.

El máximo responsable de la operadora de telefonía británica añadió que la "alianza a largo plazo con el sólido y exitoso negocio de telefonía de Verizon ha visto crecer significativamente el valor de nuestra inversión en los últimos años".

La empresa Verizon Wireless, que tiene su sede en Basking Ridge (Nueva Jersey), es fruto de una alianza estratégica formada en el 2000 entre Verizon Communications, que posee un 55% de esa compañía, y Vodafone, propietario del otro 45%.



Efe

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?