| 9/5/2008 12:00:00 AM

Ventas de carros nuevos en Venezuela cayeron 61% en agosto.

CARACAS - Las ventas de autos nuevos en Venezuela se desplomaron un 60,6 por ciento en agosto respecto al mismo mes del año anterior, afectadas por fuertes restricciones a las importaciones y por conflictos laborales que afectan a la industria de ensamblaje local.

La Cámara Automotriz Venezolana (Cavenez) reportó el viernes un descenso en todos los rubros de la industria. Las exportaciones cayeron un 93,4 por ciento, la venta de autos importados un 71,1 por ciento y las de autos nacionales un 36,5 por ciento, en comparación con agosto del 2007.

En el octavo mes del año se comercializaron 18.416 vehículos nuevos frente a los 46.720 de agosto del 2007, cuando se alcanzaron ventas récord en el rubro en medio de la bonanza económica del país.

Del total comercializado en agosto pasado, 9.005 automóviles fueron nacionales, 9.411 importados y 84 unidades se destinaron a la exportación.

Con respecto a julio del 2008 la caída en las ventas fue de un 13,6 por ciento.

Controles impuestos por el Gobierno del presidente Hugo Chávez han restringido la importación de partes y de vehículos con el objetivo de incrementar la producción nacional. Pero tanto ensambladoras como fábricas de autopartes se han visto afectadas por falta de insumos y por conflictos laborales.

Entre enero y agosto, Cavenez reportó la venta de 194.301 vehículos frente a las 302.853 del mismo lapso del 2007. Del total, 94.576 fueron nacionales y 99.725 importados.

Las compañías afiliadas a Cavenez son DaimlerChrysler de Venezuela, Iveco Venezuela, Ford Motors, General Motors de Venezuela, Mack de Venezuela, MMC Automotriz (Mitsubishi) y Toyota de Venezuela.

Las cifras, que representan el total de vehículos vendidos en el país, incluyen a firmas no afiliadas al organismo, como Fiat, Mazda, Renault y Volkswagen .

(Reuters)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?