| 5/3/2012 3:21:00 PM

Venezuela quiere que Sudamérica cree su propia corte de derechos humanos

Venezuela considera que grupos regionales como Unasur o la Celac deben constituir sus propios organismos de derechos humanos y que sustituyan a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

CARTAGENA — El canciller venezolano Nicolás Maduro habló al respecto con reporteros en la ciudad colombiana de Cartagena, donde participa de dos días de reuniones de cancilleres, ministros del Interior y Defensa de los 12 integrantes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) sobre temas como crimen transnacional.

Maduro señaló que "estamos apostando a que desde Unasur, desde Celac, podamos constituir muy pronto, más temprano que tarde, organismos vinculados al tema de derechos humanos".

El presidente de Venezuela Hugo Chávez solicitó el lunes a un consejo estatal que evalúe la manera más acelerada para que Venezuela abandone la Comisión, alegando que el órgano de la Organización de los Estados Americanos (OEA) opera bajo lineamientos de Estados Unidos.

El vocero del departamento estadounidense de Estado, Mike Toner, dijo el miércoles que sería "muy lamentable" si Venezuela abandona la Comisión Interamericana. "Enviaría una mala señal" porque la Comisión "es una organización única y efectiva en el hemisferio".

El canciller venezolano se quejó porque antes de la llegada de Chávez al poder, en 1999, la CIDH apenas aceptó cinco casos en contra del Estado venezolano y en los últimos 10 años, en cambio, ha aceptado 36 casos.

Maduro dijo que lo que se analiza es "salirnos de una Comisión, de una Corte Interamericana que ha perdido todas sus funciones y que ha pretendido convertirse en un tribunal supraconstitucional".

El ministro venezolano no dijo cuándo podría concretarse ese retiro.

Chávez permanece en Cuba para recibir tratamiento contra el cáncer.

AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?