| 8/13/2007 12:00:00 AM

Venezuela promete cubrir necesidades energéticas del Caribe

La promesa de Chávez a los líderes de las naciones del Caribe se produjo durante la reunión del sábado en esta capital en la que se evaluaron los avances del acuerdo Petrocaribe que permiten a las frágiles economías de la región aliviar el peso de los altos precios del crudo.

Caracas.- El presidente venezolano Hugo Chávez prometió cubrir las necesidades energéticas de los países caribeños en los años venideros y llamó a la unidad para reducir la influencia de Estados Unidos en la región.

A la cita concurrieron los presidentes René Preval de Haití; Daniel Ortega de Nicaragua, y Leonel Fernández de la República Dominicana, además de ministros de Energía y delegados de los países miembros.

"Ahora nosotros estamos aquí, en nuestra cumbre, en una búsqueda de la fórmula que nos permita liberarnos, volar como países soberanos hacia estadios de desarrollo", dijo Chávez a los líderes y representantes de 14 países reunidos en la sede del gigante petrolero venezolano PDVSA en Caracas.

"Sólo unidos lo lograremos (la unidad regional). Cada uno por su lado se estrellará ante las miles de dificultades y las fuerzas poderosas que se oponen", agregó Chávez.

Venezuela, que ha brindado ayuda para restaurar y ampliar refinerías en las naciones del Caribe, por medio de los acuerdos busca profundizar la unión energética regional y fortalecer las relaciones multilaterales.

"Yo creo modestamente, que si nosotros de verdad, verdadita, no conseguimos las fórmulas unitarias, pasaran 100, 500, 1.000 años más y los hijos de nuestros hijos seguirán viviendo en la dependencia, en la miseria, en la pobreza", indicó.

"Si Petrocaribe pasa a ser un robusto cuerpo, el Caribe no debe tener problemas por este siglo y en lo adelante (en materia energética). Venezuela pone a disposición de nuestros pueblos del Caribe esta riqueza (petrolera)", agregó.

Apoyado en su posición estratégica como octavo exportador de crudos del mundo, Venezuela viene impulsando desde hace dos años Petrocaribe. De acuerdo con estimaciones oficiales, el país está generando cerca de tres millones de barriles diarios, pero firmas independientes sostienen que sólo está produciendo 2,3 millones de barriles al día.

El acuerdo se consolidó en junio del 2005 para facilitarle a los países caribeños el acceso a los recursos energéticos, bajo un esquema preferencial de suministros y financiamiento.

Las naciones del Caribe han ahorrado unos 450 millones de dólares desde la entrada en vigencia de los acuerdos energéticos a finales del 2005 debido al bajo interés del 1% acordado, y el monto financiado por Venezuela en los dos últimos años es de "1.500 millones de dolares aproximadamente", reveló el presidente venezolano.

En el convenio Venezuela está comprometida a venderle a los países caribeños unos 190.000 barriles diarios, y financiarles hasta 50% de sus facturas petroleras con una extensión del pago de 17 a 25 años, cuando el precio del crudo supere los 40 dólares. Los beneficios incluyen un período de gracia de dos años y una tasa de interés del 1%.

El ministro de Energía venezolano Rafael Ramírez indicó el sábado que los países caribeños han ahorrado unos 437 millones de dólares desde la entrada en vigencia del acuerdo energético en el 2005.

Inicialmente el convenio fue respaldado por trece países. Haití y Nicaragua, que se mostraron interesadas en incorporarse tras la llegada al poder de Preval y Ortega, formalizaron el sábado su inclusión en acuerdo.

Entre los países pioneros en la firma del acuerdo se encuentran Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, Grenada, Guyana, Haití, Jamaica, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela.

La primera reunión de Petrocaribe se realizó en la ciudad venezolana de Puerto La Cruz en junio del 2005. En aquel entonces Trinidad envió representantes para las conversaciones, pero se abstuvo de firmar al indicar que el acuerdo afectaría sus ventas de 50.000 barriles diarios de petróleo a los países caribeños.

"Nosotros somos amigos de (el primer ministro Patrick) Manning, no tenemos ningún problema, no tengan ustedes ninguna preocupación" al referirse al malestar expresado por Trinidad y Tobago, un pequeño productor de crudo que en años recientes se ha visto en desventaja competitiva con Venezuela en el Caribe.

El primer ministro trinitario ha sostenido varios duelos verbales con otros líderes caribeños debido al programa venezolano. Trinidad ha sido un gran proveedor de crudo y derivados en el Caribe en condiciones preferenciales que han sido ampliamente superadas por Venezuela.

En otra de sus muchas intervenciones, Chávez mencionó que planea construir varias refinerías en el Caribe para ampliar el abanico de plantas que procesan el crudo venezolano. Cinco de sus mayores refinerías se encuentran en territorio estadounidense.

Venezuela sigue siendo en gran parte dependiente de esas refinerías en Estados Unidos, porque los crudos venezolanos, en su mayoría pesados, con un alto contenido de azufre, son procesados por muy pocas refinerías del mundo.

"Nadie vaya a creer que vamos a dejar de enviar petróleo a Estados Unidos, a menos que nos vuelvan a agredir. Queremos compartir también con ellos (los estadounidenses) ese petróleo", insistió el mandatario.

El gobierno de Chávez ha mantenido durante su mandato relaciones tirantes con el gobierno del presidente George W. Bush, al que ha acusado de promover el fallido golpe del 2002 y de financiar a grupos opositores. El Departamento de Estado norteamericano ha rechazado las acusaciones.

"Queremos dispersarnos, crecer", acotó Chávez.

También planteó la idea de desarrollar un gasoducto submarino que recorra el Caribe desde Venezuela a Cuba y posiblemente México. Observó que eventualmente podría pasar por territorio puertorriqueño, al tiempo que afirmó: "¿Cuándo Puerto Rico será libre? Llegará el día".

Durante las discusiones Chávez propuso a los miembros de Petrocaribe la firma de un "Tratado de Soberanía Energética", el cual considera como mecanismo necesario para garantizar a la región el suministro de energía.

Con ese tratado Venezuela se compromete a que no haga falta "ni una gota, ni un rayo de energía al Caribe para este siglo".

Según el gobernante el tratado se enmarca en cinco líneas estratégicas: "Petróleo, gas, ahorro energético" y la promoción del desarrollo de fuentes energéticas renovables, tales como la energía solar.

"Proponemos (el Tratado) a cada gobierno para que con su propia velocidad, la analicen... En esta propuesta tengo el alma puesta, porque pudiera ser la columna central, el eje articulador, de esa fórmula que nos hace falta: la unidad", enfatizo.

La propuesta fue bienvenida por los socios de Venezuela, incluso nueve de ellos adelantaron su firma poco antes de la clausura de la cumbre: Haití, Granada San Vicente y las Granadinas, Nicaragua, Jamaica, Surinam, Dominica, Belice y Cuba.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?