| 12/2/2007 12:00:00 AM

Venezuela merca con "socialismo del siglo XXI"

En medio del elaborado esquema del presidente Hugo Chávez que busca promover lo que ha llamado "el socialismo del siglo XXI", cientos de productos con su imagen se venden entre sus seguidores como si se tratase de cualquier icono del capitalismo estadounidense al que el mandatario reiteradamente ataca.

CARACAS _ Camisetas, medias, guantes, boinas, relojes, llevan la imagen de Chávez, en infinidad de posturas y precios que sus numerosos seguidores pagan en las calles y plazas de esta ciudad a vendedores ambulantes o comercios formales.

Uno de los artículos más singulares y famosos es el muñeco plástico de Chávez, de 30 centímetros de alto, vestido con ropa militar camuflada y con la tradicional boina roja en su cabeza de goma.

Vendedores ambulantes lo venden por las calles de Caracas, en una caja de cartón, en la que se lee "Muñeco de Huguito Chávez" a un precio que oscila los cuatro dólares.

Algunos de estos muñecos que los niños llaman "Chavitos", incluso emiten sonidos de voz y aunque no se parece a la del mandatario, ofrece breves saludos cuando se le aprieta un botón en la espalda, ante las risas de quienes lo prueban antes de comprarlo a un poco más de cinco dólares.

Otro de los productos más comprados por los seguidores de Chávez es el disco compacto "Ahora sí", vendido con motivo del referendo del domingo y que busca reformar la Constitución para permitir la reelección indefinida presidencial y sentar las bases de un estado socialista.

En algunos de los diez temas que contiene se pueden escuchar a ritmo de reggaetón, mezcla de discursos de Chávez, repitiendo varias veces "ahora sí, ahora sí....", junto las voces de cantantes locales y otra canción mezcla música folklórica con un discurso de Chávez hablando del socialismo y ofreciendo "la victoria sobre el imperialismo".

El disco cuesta alrededor de dos dólares y quienes se sienten "víctimas de la fiebre chavista" lo cantan gracias a que altavoces colocados en varias esquinas de la ciudad lo repiten a todo volumen.

Relojes de bolsillo metálicos dejan ver la cara del mandatario en blanco y negro, detrás de las manecillas y se vende en pequeñas cajas metálicas a unos diez dólares.

Llaveros, jarros, gorras multicolores con la cara de Chávez bordada en la visera, son otros de los cotizados artículos que incluso se han vuelto motivo de colección entre los chavistas.

"Tengo en mi casa un pequeño jarro cervecero y ya van cinco gorras distintas, todas de Chávez, que he comprado, ahora estoy buscando un calendario de él", dijo sonriente Carmen Armas, un ama de casa de 37 años que vive en uno de los barrios pobres de la ciudad y que dijo tener "fe ciega" en el mandatario.

Frente a Armas, un vendedor ofrece enormes calendarios con la imagen de Chávez en una postura amenazante y otro junto a él vende fotografías de Chávez con uniforme, con traje y corbata, marchando o saludando y le disputa en puestos el favoritismo a las camisetas del Che Guevara, otro de los iconos del gobierno venezolano.

Chávez, está en el poder desde 1999 y promueve una reforma constitucional que le permitiría reelegirse indefinidamente.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?