| 10/23/2008 12:00:00 AM

Venezuela dice que la Opep debe actuar muy rápido para detener el derrumbe de los precios del petróleo.

VIENA- La OPEP necesita actuar muy rápido para detener el derrumbe de los precios del petróleo, empezando con un recorte de producción de al menos 1 millón de barriles por día, dijo el jueves el ministro de Energía de Venezuela, y agregó que los precios podrían caer hasta 10 dólares por barril (dpb).

El ministro de Energía Rafael Ramírez habló a su arribo a Viena antes de una reunión de emergencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

"Obviamente todos los países tienen un consenso sobre que hay que hacer un recorte de producción este año, de inmediato y, evaluar entonces la situación en la reunión de diciembre para hacer otro corte a principios de 2009", afirmó.

Según Ramírez, la OPEP necesita un barril de al menos a 80 dólares para mantener la inversión en el sector. Al respecto aseguró que la organización podría retomar la idea de un esquema de bandas para los precios que fije un piso de 80 dpb y un techo de 100 dpb.

La OPEP adoptó el sistema de bandas -que en teoría le permitía hacer rápidos recortes y aumentos de producción según la cotización del crudo- en marzo del 2000 y lo abandonó en el 2005.

Los futuros del petróleo estadounidense subían más de 2 dólares a las 1454 GMT, previo a la reunión de la OPEP en la que se concretaría el recorte, pese al temor a una posible recesión que reduzca la demanda de energía, y tras una baja de los precios el miércoles de más de 5 dólares.

Los precios han caído en más de un 50 por ciento desde un récord de 147,27 dólares alcanzado en julio, una baja que ha traído recuerdos a la OPEP de la crisis económica asiática de fines de la década de 1990, cuando el precio del petróleo cayó a menos de 10 dólares el barril. 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?