| 6/28/2007 12:00:00 AM

Venezuela desafía a Brasil en medio de controversias

El Mercosur, creado en 1991 por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay como un bloque regional de libre comercio, continúa su lento avance en medio de controversias, siendo una de ellas la inclusión de Venezuela como miembro pleno.

Asunción.- Venezuela desea incorporarse al Mercosur pero "no aceptará ningún condicionamiento, ni del Senado de Brasil, ni de ninguna potencia", dijo en tono desafiante Rodolfo Sáez, vicecanciller venezolano para Latinoamérica y el Caribe, tras la reunión preparatoria de cancilleres antes de la cumbre de mandatarios del viernes en esta capital.

La incorporación de Venezuela no pudo concretarse aún ante la falta de apoyo parlamentario de Brasil y Paraguay. Argentina y Uruguay resolvieron dos meses atrás respaldar el ingreso.

Sáez, en reunión con los periodistas, levantando la voz, señaló que "el presidente Hugo Chávez no está aquí porque tiene otros compromisos asumidos con anterioridad, pero si el Senado de Brasil espera que nuestro mandatario se retracte de sus expresiones, como respuestas a manifestaciones hostiles provenientes de ese Senado, no ocurrirá".

"Esperamos que los congresos de Brasil y Paraguay ratifiquen su respaldo a Venezuela porque el proceso de integración no tiene nada que ver, ninguna relación con los ataques y las consideraciones agresivas, lesivas a la soberanía nacional de mi país de parte de grupos que no desean, justamente, la unidad sudamericana", añadió.

Sáez fue tajante al manifestar que Chávez "no permitirá ninguna intromisión en los asuntos internos de la república bolivariana", en alusión a la no renovación de la licencia de transmisión para el canal de televisivo RCTV.

Recordó que "Venezuela quiere reformatear o construir un nuevo Mercosur sin inequidades: por ejemplo, Brasil exporta a Venezuela cada año por 4 mil millones de dólares, mientras que mi país exporta a Brasil sólo por 400 millones de dólares. Entonces, esa balanza comercial está desequilibrada. El objetivo de Mercosur, entonces, no sólo debe ser establecer el área de libre comercio sino eliminar las asimetrías".

"Además, Venezuela es el primer país del planeta Tierra... que invita a Brasil, Argentina y Colombia a explorar hidrocarburos en una cuenca clave de su territorio. Esto es un ejemplo de solidaridad de mi país, de buena voluntad ¿qué más pueden pedirle a Venezuela? A otros países le ofreció ayuda para construir refinerías", puntualizó.

En su carácter de vocero de la reunión de cancilleres, informó que la agenda para los presidentes será dominada por temas recurrentes pero importantes: "se debe garantizar el libre tránsito de personas, bienes y servicios; y se insistirá en la eliminación de barreras arancelarias y burocráticas"

"Pero a pedido de Venezuela se abordará el tema social: el libre comercio no resuelve el problema de la pobreza y la miseria. La gente pobre debe tener acceso a servicios públicos de calidad. Mercosur debe estar al servicio de los seres humanos y no del capital de las grandes corporaciones", especificó.

Indicó, finalmente, que "se aprobará el viernes un fondo social para ayudar a pequeñas y medianas empresas para que comiencen a dar empleos a las personas. Y los problemas de Mercosur, sobre asimetrías, no comienzan con el deseo de incorporación de Venezuela porque otros bloques de grandes potencias subsidian cada año a su producción agrícola en 15.000 millones de dólares. En esas condiciones, los países como nosotros quedamos en situación de inequidad. Por eso debemos unirnos".

Además de los presidentes de países miembros del acuerdo aduanero regional, participarán los mandatarios de Chile, Ecuador, Perú y Bolivia. A Venezuela lo representará su vicepresidente Jorge Rodríguez.

 

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?