| 9/30/2010 8:35:00 AM

Venezuela deporta a detective colombiano que fue detenido hace más de un año

Un detective colombiano, que estuvo detenido un año y tres días en Venezuela acusado de espionaje, fue deportado hoy por las autoridades de ese país, informó el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, inteligencia estatal).

Bogotá.- La entrega de Julio Enrique Tocora Parra se produjo en Paraguachón, en el departamento de La Guajira, fronterizo con Venezuela.

En un comunicado el director del DAS, Felipe Muñoz, indicó que la decisión de las autoridades venezolanas demuestra que el detective "no estaba realizando ningún tipo de actividad irregular en territorio del vecino país".

El funcionario "está bien de salud", según una primera evaluación médica a la que fue sometido al momento de su entrega y se anunció que tras un período de acompañamiento psicológico, regresará a sus funciones.

Muñoz señaló que el cónsul de Colombia en Maracaibo le informó que este miércoles el Tribunal Penal Militar de esa ciudad había absuelto al detective de todos los cargos por los que era procesado por la justicia de ese país.

Tocora fue detenido en Maracaibo el 26 de septiembre del año pasado en un hotel, al pasar por alto las advertencias de no viajar a ese territorio ante las tensas relaciones que vivían entonces Colombia y Venezuela.

En su momento, el DAS añadió que Tocora se desplazó a Maracaibo un día antes, el 25 de septiembre, en el vehículo de un amigo suyo que trabaja en el Servicio Administrativo de Investigación y Migración de Venezuela (SAIME) y que lo había invitado previamente.

Sin embargo, el detective fue detenido en el hotel por "un gran número de funcionarios" de la SAIME y 60 minutos después de la hora en la que el venezolano había quedado en recogerlo para planes turísticos, "cita a la que (el anfitrión) nunca llegó".

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?