| 8/10/2007 12:00:00 AM

Venezuela: decretan expropiación de cementera Argos

El decreto de expropiación entró en vigencia el 9 de agosto luego de su publicación en la Gaceta Oficial.

Caracas_ El gobierno del presidente Hugo Chávez decretó la expropiación de la empresa Cemento Andino, que tiene como accionista a la corporación privada colombiana Cementos Argos.

El decreto de expropiación entró en vigencia el 9 de agosto luego de su publicación en la Gaceta Oficial.

Las autoridades venezolanas justificaron la toma de Cemento Andino señalando que el sector cementero es "prioritario dentro de la política económica de desarrollo endógeno (nacional) que adelanta el gobierno nacional, a los fines de generar empleo y garantizar a la población un nivel adecuado de bienestar", señala el decreto.

El primer paso hacia la expropiación de Cemento Andino lo dio la Asamblea Nacional el pasado 2 de agosto cuando declaró de "utilidad pública e interés social" la empresa que está ubicada en el estado suroccidental de Trujillo.

El congreso venezolano está integrado en su totalidad por diputados oficialistas.

Cementos Argos adquirió la mayoría accionaria de Cemento Andino en 1998 luego de un proceso de licitación que convocó el gobierno venezolano.

Cemento Andino ha enfrentado desde hace varios años problemas de operación debido a un litigio que aún está pendiente de decisión en el Tribunal Supremo de Justicia sobre la propiedad de la compañía.

El mandatario venezolano amenazó en febrero pasado a las cementaras privadas con estatizarlas si no atendían las exigencias del gobierno para abastecer en el mercado local.

Chávez ya había ordenado la nacionalización del sector eléctrico, la mayor empresa telefónica y cuatro proyectos petroleros de la faja oriental del Orinoco a comienzos de año, como parte de un proceso para llevar al país hacia un modelo socialista.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?