| 2/1/2007 12:00:00 AM

Varig de Brasil obtiene préstamo de Lan chilena

El préstamo de Lan es a cambio de una opción exclusiva por los papeles de Varig, dijo la compañía chilena.

Sao Pablo.- La aerolínea Lan SA concedió un préstamo de 17,1 millones de dólares a Varig, en un desembolso que podría convertir a la empresa chilena en un accionista minoritario de la brasileña, dijeron el jueves voceros de Varig.

"Si bien el monto de la inversión no tiene un impacto significativo en la compañía... Lan podría convertirse en un accionista minoritario" en Varig y en caso decida optar por ello, dijo la aerolínea chilena.

El préstamo se realizó en septiembre.

La ley chilena define una participación minoritaria como una de menos de 10%.

La vocera de Varig, Daniela Pontes, dijo que no estaba claro cómo su aerolínea usaría el préstamo, mientras los analistas aseguran que serán fondos para mejorar el flujo de caja de la empresa y así ayudarla a ofrecer más vuelos.

Varig fue por años la principal línea de Brasil, pero sus operaciones colapsaron en 2005 y comienzos de 2006 bajo el peso de una enorme deuda.

A comienzos de 2006, Varig vendió su unidad de transporte de carga, la Varig Logística SA (VarigLog) a un consorcio de inversionistas que incluyó el fondo de inversiones estadounidenses Matlin Patterson.

Los nuevos propietarios de Varig esperan poder cuadriplicar su participación en el mercado local llevándola a 20% para fines del 2007.

Lan, por su parte, ha buscado por años establecer una subsidiaria en Brasil y seguir su tradición de entrar en mercados internacionales a través de líneas aéreas difuntas. Ya cuenta con unidades locales en Argentina, Ecuador y Perú como accionista minoritario, pero con control operacional.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?