| 9/13/2010 8:30:00 AM

Vargas Lleras, ¿víctima de 'chuzadas'?

El ministro colombiano del Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras, afirmó hoy que él también fue víctima cuando era senador de las escuchas ilegales a opositores, magistrados y periodistas durante el Gobierno de Álvaro Uribe.

Bogotá.- "Eso no puede seguir sucediendo en el país", sostuvo Vargas Lleras a los periodistas en Medellín al admitir haber sido víctima de esas escuchas en su etapa como senador.

También pidió a las autoridades judiciales que dicten "condenas ejemplares" para los implicados en el escándalo de las escuchas y seguimientos ilegales que hizo la central de inteligencia, conocida como Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), durante el Gobierno de Uribe (2002-2010).

"Yo llamo todas las semanas al director del DAS, (Felipe Muñoz), quien me garantiza que (ya) no se están cometiendo interceptaciones ilegales", subrayó el ministro al reivindicar el "derecho a la intimidad" de todos los colombianos.

El escándalo de las escuchas y seguimientos ilegales del DAS, que incluyó a periodistas, opositores, magistrados, actividades y entidades de derechos humanos, algunas de ellas extranjeras, se destapó en el 2008.

La semana pasada, la Procuraduría abrió una indagación preliminar contra 12 funcionarios del DAS, de la Policía y del Poder Judicial, dentro de la investigación por escuchas ilegales y obtención de información confidencial de la Corte Suprema de Justicia.

La medida afecta, entre otros, a la ex detective del DAS Alba Luz Flórez Gélvez, conocida ya como la "Mata Hari" colombiana.

Según las investigaciones y el testimonio de la propia Flórez, la ex espía recibió órdenes de sus superiores para infiltrarse en la Corte Suprema de Justicia en el 2007 y sedujo a un capitán de la Policía para llevar a cabo su cometido.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?