| 5/10/2010 1:20:00 PM

Usan submarino a control remoto para combatir derrame de crudo

Un submarino a control remoto arrojó el lunes una sustancia dispersante para tratar de controlar una masiva fuga de crudo que sale del fondo del Golfo de México, lo cual dejó entrever que pasarán varias semanas antes de que se logre controlarla.

Golfo de Mexico — Si la fuga continúa sin control, en aproximadamente un mes superaría el desastre del buque tanque Exxon Valdez de 1989 como el peor derrame en la historia de Estados Unidos.

Equipos especializados a cargo del robot para aguas profundas intentan adelgazar el petróleo —que está saliendo del lecho marino a un ritmo de unos 795.000 litros (210.000 galones) diarios_, tras recibir la aprobación de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), dijo British Petroleum.

La agencia federal había detenido dos intentos anteriores por arrojar el dispersante con el fin de hacer pruebas sobre su impacto potencial en el medio ambiente y aprobó la tercera ronda de rociado que comenzó el lunes temprano, dijo a The Associated Press Mark Proegler, portavoz de la compañía, propietaria de la plataforma extractora que explotó y que generó la fuga.

Una portavoz de la EPA no devolvió de inmediato los mensajes que se le dejaron para solicitarle declaraciones al respecto.

Los ingenieros de BP, en busca de nuevas soluciones después de que una acumulación de hielo arruinó su plan de canalizar la fuga empleando una caja contenedora de 90,7 toneladas métricas (100 toneladas), siguieron adelante con otras posibles soluciones a corto plazo, incluyendo el uso de una caja más pequeña e inyectar objetos a la fuga para taponarla.

Sin embargo, ninguna de estas soluciones ha sido intentada a tanta profundidad, de aproximadamente kilómetro y medio (una milla).

Al mismo tiempo, los trabajadores estaban perforando un nuevo pozo, que permita aliviar la presión del original, la solución considerada como más permanente, pero se espera que eso demore hasta tres meses.

Se cree que al menos 13,3 millones de litros (3,5 millones de galones) se han derramado al mar desde que una detonación en la plataforma petrolera el 20 de abril mató a 11 personas.

Aparentemente los ingenieros están "intentando todo lo que se le pueda ocurrir a la gente" para detener la fuga, dijo Ed Overton, profesor de estudios ambientales de la Universidad Estatal de Luisiana.

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?