| 5/4/2007 12:00:00 AM

Uruguay: planta de celulosa operaria en cinco meses

Botnia cuando esté en pleno funcionamiento, producirá un millón de toneladas de pasta de celulosa para exportar a China, Europa y los Estados Unidos. La inversión es de 1.200 millones de dólares.

Montevideo_ La empresa de celulosa Botnia de Finlandia, en el centro de una disputa aún no resuelta entre los gobiernos de Uruguay y Argentina, inició la etapa de inspección y verificación de instalaciones para su puesta en marcha en unos cinco meses, se informó el viernes.

 

Un comunicado de la empresa señaló que las pruebas ya comenzaron en abril y ahora "se vienen desarrollando satisfactoriamente aquellas relacionadas con el testeo de instrumentos, motores y automatización".

 

La fábrica se levanta en la localidad de Fray Bentos, en la orilla oriental del Río Uruguay, compartido con Argentina.

 

Botnia cuando esté en pleno funcionamiento, producirá un millón de toneladas de pasta de celulosa para exportar a China, Europa y los Estados Unidos. La inversión es de 1.200 millones de dólares.

 

Mientras, el conflicto desatado desde Argentina que ha conllevado cortes de los tres puentes internacionales desde la provincia argentina de Entre Ríos por sectores ambientalistas, sigue en un fase de espera, luego que representantes de los dos gobiernos se reunieron en Madrid el mes pasado para reanudar el diálogo "facilitado" por el rey Juan Carlos de España.

 

Este mes las partes volverán a reunirse en Nueva York debido a que el "facilitador", Juan A. Yáñez es embajador español en las Naciones Unidas.

 

El gobierno del presidente Tabaré Vázquez ha reiterado que no hay negociaciones con los puentes cortados y que Botnia no se mueve de Fray Bentos, que era y es un reclamo de los alegados ambientalistas que dicen contaminará toda la zona circundante al Río Uruguay.

 

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?