| 9/10/2007 12:00:00 AM

Uruguay aspira a solucionar secuela de crisis bancaria

La oferta presentada en conferencia de prensa por el ministro de Economía, Danilo Astori, y explicada por Umberto Della Mea, asesor de la Unidad de Gestión de la Deuda del ministerio de Economía, abarca a los damnificados de los bancos Comercial, Montevideo y Caja Obrera, donde miles fueron afectados por la crisis económica-financiera de 2002.

Montevideo.- El gobierno uruguayo formuló el lunes una propuesta para canjear bonos remanentes de la crisis bancaria de 2002.

"La propuesta que queremos presentar hoy es una propuesta de canje de valores encarando la situación de estos activos financieros con un bono de plazo con vencimiento al 2020 en Unidades Indexadas por inflación en moneda nacional cuya emisión ya ha sido autorizada", dijo Astori.

Las unidades son una especie de bono y la indexación es la fluctuación de su valor según los porcentajes de inflación.

Della Mea informó que, desde la crisis, el Estado ha recuperado el 24% de los 1.045 millones de dólares invertidos en los tres bancos, pero aún le restan otros 799 millones por recobrar.

Los depositantes, en tanto, han logrado recuperar un 72% nominales de sus activos: 22,6% los del Banco Montevideo, 39,9% los del Comercial y 52% los de la Caja Obrera.

Della Mea explicó que el Estado dará paso a la oferta sólo si es aprobada por al menos el 85% de los damnificados, que ya están siendo informados de la propuesta.

Si la acepta entre el 75 y el 85%, la oferta será llevada a estudio.

Las autoridades de Economía admitieron que "no podrá haber una igualdad total en la oferta a los damnificados, ya que será mejor para depósitos más pequeños y no tanto para los mayores".

Añadieron que teniendo en cuenta que no se "podrá recuperar el 100%, se ofrecen estas salidas para los acreedores" de las instituciones caídas.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?