| 9/18/2009 12:00:00 AM

Uribe partidario de desmontar el DAS

El presidente Alvaro Uribe se pronunció el jueves por primera vez a favor de "eliminar" la policía secreta o DAS y pasar las actividades de ese organismo a la policía.

Bogotá  — El Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, creado a fines de los década de los 50 y que depende de la presidencia de la república, ha estado acosado por una serie de escándalos en los últimos años por denuncias de interceptaciones telefónicas y seguimientos ilegales a activistas de derechos humanos, periodistas y algunos magistrados de la Corte Suprema.

Aunque en el pasado Uribe ha mencionado sólo la posibilidad de reestructurar el DAS, que cuenta con al menos unos 6.000 funcionarios a nivel nacional, este jueves aseguró que se inclinaba por "eliminarlo".

"Estamos empeñados a ver cómo reformamos profundamente el DAS", dijo Uribe durante un encuentro con jóvenes en un centro educativo del norte de la ciudad.

"Yo soy partidario de eliminar el DAS y dejar una institución pequeña que preste los servicios de inmigración e inteligencia manejada por la policía", agregó el mandatario.

El DAS a lo largo de los años ha crecido hasta manejar no sólo datos de inteligencia, sino también movimientos migratorios del país y el de escoltas de personalidades.

Hasta ahora la Fiscalía General, que investiga el caso desde febrero y allanó las tres salas de interceptaciones del DAS, desconoce quién ordenó tales grabaciones y cuál era el propósito de recabar tal información.

Al menos 10 altos ex funcionarios, incluyendo cuatro ex directores del DAS, han sido vinculados a la investigación de las interceptaciones ilegales.

El gobierno de Uribe ha negado haber ordenado los seguimientos.

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?