| 2/1/2006 12:00:00 AM

Uribe en nuevo papel: negociador comercial

Uribe dijo que Colombia quiere "consolidar nuevos mercados" para sus productores, y el libre comercio es el procedimiento más expeditivo y durable para lograrlo.

El presidente Alvaro Uribe, conocido en Washington como un hombre duro con narcotraficantes y terroristas, ha iniciado la tarea de darse también el mismo lustre en el papel inédito de "presidente eficiente negociador de libre comercio".

Pero, a su llegada a la capital estadounidense el martes por la noche, ha insinuado que para alcanzar el éxito en su búsqueda de un tratado con Estados Unidos tendrá que situarse en una posición media entre dureza y blandura.

"Tratados ideales no hay", declaró antes de su primera reunión con el equipo negociador colombiano. "Lo que estamos buscando es un tratado equitativo".

Esta es la primera vez que un presidente en funciones llega a Washington para participar y decidir directamente la suerte de una negociación de un tratado de libre comercio con Estados Unidos.

Asumir ese trabajo le ha significado a Uribe dejar momentáneamente su papel de político en campaña para la reelección, intento en el cual es el favorito.

Debido a que es allegado de los más altos niveles de poder en Washington, está aquí aprovechando cualquier oportunidad para una entrevista con miembros del ejecutivo, legislativo y sociedad civil a fin de hablarles de su trabajo y temas de derechos humanos.

El presidente George W. Bush ha pedido para la campaña 2007 contra las drogas en la región andina 727,1 millones de dólares, de los cuales el 64,4% irá a Colombia. Ese país recibirá adicionalmente 90 millones en ayuda militar directa, la más alta partida regional también en ese rubro.

Todos los desembolsos estarán sujetos a informes favorables del Departamento de Estado sobre derechos humanos.

Uribe no tiene de momento pautada una entrevista con Bush, quien lo considera "mi amigo", referencia que Uribe solamente comparte con el presidente Tony Saca, de Nicaragua, quien estará en la Casa Blanca la próxima semana.

Pero, como ocurrió el año pasado cuando visitaba Washington para gestionar apoyo para el Plan Colombia --que ha implicado la participación económica y militar de Estados Unidos desde hace cinco años--, no se descarta que Bush le gire una invitación aprovechando que Uribe estará en la ciudad hasta el viernes.

Uribe dijo que Colombia quiere "consolidar nuevos mercados" para sus productores, y el libre comercio es el procedimiento más expeditivo y durable para lograrlo.

Colombia, al igual que Perú, Ecuador y Bolivia, es parte de la ley de promoción comercial andina, conocida como ATPDEA, que permite el ingreso de miles de sus productos al mercado estadounidense como recompensa por sus esfuerzos en la lucha antidrogas.

Pero, luego de 15 años de vigencia, la ATPDEA expira en diciembre dejando en la incertidumbre la continuidad de las transacciones.

Sobre esa base, los cuatro países se unieron para hablar de libre comercio y empezaron las negociaciones hace 21 meses. Perú ya ha concluido el proceso. Colombia espera hacerlo esta semana y Ecuador vuelve a las negociaciones la próxima.

Bolivia, en cambio, nunca dejó su papel de "observador" solamente.

"Cuarenta y cuatro millones de colombianos requieren una economía muy pujante", dijo Uribe a reporteros. "Quieren los recursos suficientes para generar empleo bien calificado, digno, con seguridad social, para erradicar la pobreza de nuestra patria".

Uribe trató de disipar preocupaciones de que vino a Washington para hacer concesiones a fin de lograr el tratado, como lo hizo en diciembre el primer ministro peruano Pedro Pablo Kuczynski, enviado por el presidente Alejandro Toledo para cerrar un acuerdo a como diera lugar.

"Reconocemos que necesitamos el acceso al mercado norteamericano, pero reconocemos también que el tratado tiene que ser equitativo", dijo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?