| 12/1/2005 12:00:00 AM

Uribe lanza su campaña

A pesar de los esfuerzos unitarios de la oposición, las más recientes encuestas indican que Uribe puede derrotar en la primera vuelta con más del 50 por ciento de los votos a cualquier rival.

El presidente Alvaro Uribe anunció ayer que se presentará a las elecciones presidenciales del próximo año, cumpliendo así con todos los pronósticos.

La notificación la realizó seis meses antes de las elecciones presidenciales programadas para el 28 de mayo de 2006, por mandato de la ley de garantías electorales promulgada recientemente para otorgarle a la oposición oportunidad de competir en igualdad de condiciones con el candidato-presidente.

El vicepresidente Francisco Santos anunció ya que Uribe y él mismo se postularán para la reelección

De hecho, la campaña está en marcha con la recolección de 340.000 firmas que comenzó el sábado en Bogotá. Esa cantidad de firmas corresponde al tres por ciento de quienes votaron en las elecciones presidenciales de 2002

"Uribe es el candidato del pueblo y por eso estamos recogiendo las firmas de los ciudadanos", dijo la legisladora oficialista Sandra Ceballos, al anunciar que Uribe no será inscrito como candidato de ninguno de los cinco partidos que hacen parte de la coalición gobernante.

El vicepresidente Santos, seleccionado por Uribe para la reelección, anunció el domingo que la campaña electoral será discreta, pues la prioridad es continuar gobernando.

Santos dijo al diario El Tiempo que el objetivo de buscar la reelección es "entregar, luego de ocho años de trabajo, un país totalmente distinto del que recibimos".

Uribe anunció el sábado que la continuidad de su política de seguridad es esencial para consolidar el crecimiento de la economía y la lucha contra la pobreza que, en opinión de la oposición, es el punto más débil de su gobierno.

"Si no hay seguridad, no crece la economía, no hay recursos para la política social. Si no hay política social, los ciudadanos no respaldan la seguridad. La seguridad democrática es necesaria para que haya política social y la política social es imperativa para que la seguridad democrática sea sostenible", manifestó Uribe en Concordia.

La política de seguridad democrática aumentó el gasto militar y puso a las fuerzas militares a la ofensiva contra la guerrilla y los grupos paramilitares. Los indices de violencia, terrorismo y secuestros lograron sustanciales reducciones y han impulsado la popularidad Uribe.

Entre tanto, las fuerzas opositoras, están avanzando en un proceso de unidad, para enfrentar a Uribe que se ha constituido en el "peso pesado" de la política colombiana, con una aceptación del 72% en las más reciente encuesta de noviembre.

"Uribe ha copado todo el espacio político del país", dijo el senador Jaime Dussán, presidente del Polo Democrático Independiente, al anunciar el miércoles pasado la unidad de todas las fuerzas de izquierda para tener posibilidad de enfrentar con éxito al Presidente.

El Partido Liberal, también anunció que iniciará el 6 de diciembre su campaña electoral para "la reconquista del poder".

El ex presidente César Gaviria dijo en un mensaje divulgado el domingo que es necesario enfrentar el "populismo" de Uribe a quien acusó de dispensar "favores, ofrece dádivas, y créditos y menoscabar las acciones de todas las instituciones" para impulsar su aspiración reeleccionista.

"Lo suyo es populismo, a lo que no parece propensa nuestra nación...El liberalismo tiene que ser el interprete del descontento popular que reina", agregó el jefe liberal, ex secretario de la Organización de Estados americanos (OEA).

Pero a pesar de los esfuerzos unitarios de la oposición, las más recientes encuestas indican que Uribe puede derrotar en la primera vuelta con más del 50 por ciento de los votos a cualquier rival.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?