| 7/7/2008 12:00:00 AM

Uribe firmaría en Caracas un acuerdo para la construcción de dos ferrocarriles entre Colombia y Venezuela

El presidente de Colombia Álvaro Uribe anunció su intención de que en su visita a Caracas el próximo 11 julio se pueda firmar el acta de intención de la construcción de un ferrocarril binacional que una por dos corredores a Venezuela y al país suramericano.

El mandatario dijo el sábado durante el Consejo Comunal celebrado en el municipio de Aguadas, Caldas, que pretendía en la cumbre de Caracas “darle un impulso muy grande a la agenda entre los dos países”. Señaló que estaría de acuerdo en respaldar la idea del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en el sentido de construir los dos ramales férreos

Una de las líneas se construiría en el Caribe otra en los Llanos colombo-venezolanos. La intención del presidente colombiano es que la ruta por el Caribe “sea el comienzo para que nos integre con Centroamérica”, dijo y que la de los Llanos “se aproxime a integrarnos con Ecuador y pensando en grande, que siga hacia el sur”.

La reunión de Caracas es muy esperada por cuanto sería la primera sesión formal de Uribe con el presidente Chávez, después de que se agrietaran profundamente las relaciones entre los dos países tras el conflicto colombiano con Ecuador.

La iniciativa difiere bastante de la intención de fortalecer los corredores viales entre las dos naciones. Hasta el momento, la Corporación Andina de Fomento, la principal promotora de los proyectos de integración latinoamericana con su iniciativa IIRSA, tenía previsto mejorar las carreteras por el Caribe y los Llanos entre Colombia y Venezuela.

 

No obstante, la idea del ferrocarril tiene sentido por cuanto por esas fronteras de negocia un volumen importante de mercancías. Las exportaciones colombianas a su vecino valen cerca de US$5.000 millones anuales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?