| 12/2/2011 12:10:00 PM

Universidad de Georgia no inscribirá a inmigrantes irregulares

La Universidad de Georgia (UGA) seguirá acatando una política estatal que impide la inscripción de inmigrantes sin autorización legal para estar en Estados Unidos a pesar de una votación hecha por el personal y cuerpo docente para que sea revocada, declaró el jueves el rector del instituto, Michael Adams.

El consejo de personal y docente de la universidad votó para exhortar a la Junta de Regentes a anular la política. El voto es principalmente simbólico y no cambia la aplicación de la ley estatal por parte de la UGA.

"La política carga a las instituciones de asuntos políticos enfocados hacia menos de una cuarta parte de nuestra población estudiantil, desvía los recursos de admisiones y niega a los graduados de Georgia la posibilidad de competir con estudiantes internacionales o que provienen de otro estado para ser admitidos", indica la resolución.

Adams dijo que al igual que todas las votaciones del consejo universitario, entregará la resolución a la Junta de Regentes "sin comentarios". El consejo de estudiantes de la UGA aprobó una resolución similar recientemente.

La política, adoptada el verano pasado, prohibe a las escuelas o universidades estatales que han rechazado algún solicitante académicamente calificado en los dos años anteriores aceptar a inmigrantes no autorizados. La norma sólo aplica a cinco universidades: University of Georgia, Georgia Tech, Georgia State University, Georgia Health Sciences University y Georgia College and State University.

Los inmigrantes sin permiso legal todavía pueden asistir a cualquier otra de los 30 escuelas del sistema siempre y cuando paguen la matrícula para personas no nacidas en el estado.


AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?