| 11/21/2006 12:00:00 AM

Unión estratégica entre GM Colmotores y Sofasa

El desarrollo e implementación del Modelo de Gestión para la Competitividad tiene como objetivo principal asegurar la permanencia del ensamble automotor en Colombia, contribuyendo al mejoramiento y sostenibilidad de la competitividad global de los proveedores del país. El Modelo contará con una inversión superior a los ocho millones de dólares durante los próximos tres años.

Bogotá.- Los tratados de libre comercio han configurado un nuevo escenario en el que solo tendrán cabida las empresas realmente competitivas; en consecuencia, las empresas de la industria automotriz colombiana empezaron a prepararse para garantizar su supervivencia en el nuevo contexto comercial que se avecina.

El MGC busca fortalecerlos mediante la transferencia de las mejores prácticas de los procesos globales gerenciales e industriales de General Motors, Toyota y Renault, integrando sus herramientas más exitosas: GMS (Sistema Global de Manufactura de GM), TPS (Sistema de Producción de Toyota) y SPR (Sistema de Producción Renault).

El MGC busca incrementar la eficiencia en tres áreas: Calidad, Costo y Oportunidad, y está fundamentado en ocho principios claves: Excelencia, Gestión estratégica, Desarrollo integral de las personas, Sistema de producción, Pasión por la calidad, Logística, Gestión de costos y Mejoramiento continuo.

“El MGC beneficia a Colombia, porque asegura la permanencia de muchas empresas y de una de las industrias más dinámicas de su economía. Significa mantenimiento y generación de empleo, aumento de divisas, transferencia de conocimientos globales al país, mayor calidad en productos y servicios, y la posibilidad de desarrollar nuevos modelos de competitividad transferibles a otros sectores económicos”, señaló Pablo Ross, Presidente – Director Gerente de General Motors Región Andina.

El impacto del MGC será a corto, mediano y largo plazo, según las estrategias de las ensambladoras y sus casas matrices.
 
“Llegó el momento de asociarnos para mejorar nuestros procesos; hoy, más que nunca, esta es una necesidad inaplazable. Solo así vamos a alcanzar la competitividad que buscamos. Para insertarnos en una economía globalizada, necesitamos buscar la eficiencia, que para nosotros significa la sinergia entre ensambladoras y proveedores. Es hora de actuar por el futuro de nuestras empresas, de nuestra industria y de Colombia”, agregó Germán Camilo Calle, Presidente Director General de Sofasa.

Este proyecto, que cuenta con una inversión superior a los ocho millones de dólares, es una iniciativa para el sector automotor y un ejemplo de responsabilidad social empresarial; con él, las ensambladoras ponen su  experiencia global al servicio de las necesidades de la economía colombiana.
 
Además de General Motors Colmotores y Sofasa, también Colciencias, Fomypime, CAF, Corporación Calidad, Acolfa y Bancoldex aportan con recursos financieros, al manejo y la gestión del MGC.

Por su parte, los proveedores han decidido asumir el compromiso que requiere la implementación del MGC, que consiste en la asignación de un equipo de profesionales y estudiantes en práctica, con dedicación ciento por ciento al programa.
 
Los beneficios serán: asegurar la permanencia de las empresas como industrias de producción nacional, en el contexto de libre mercado; enfocar sus organizaciones en la búsqueda de la perfección en sus procesos de producción y servicio; reducir los desperdicios de manufactura; transferir conocimientos, y alcanzar niveles de desempeño de clase internacional, que les daría la posibilidad de entrar a formar parte del panel mundial de proveedores de General Motors, Renault y Toyota.

Esta acertada unión de GM Colmotores y Sofasa, las dos ensambladoras más grandes de Colombia, fortalecerá no solo la industria automotriz, sino también la economía nacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?