| 12/1/2005 12:00:00 AM

Unas de caña y otras de azúcar en el TLC

Estados Unidos aceptó dar entrada a los combustibles biológicos a su mercado, pero para el azúcar los días son más grises cada vez.

El Gobierno anunció que la Estados Unidos aceptó dar entrada a los combustibles biológicos a su mercado, lo que se constituye en la única buena noticia después de más de una semana de negociaciones del TLC, plagada de desacuerdos y retrocesos.

Según el Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Andrés Felipe Arias, traerá consecuencias muy favorables para esta industria en la cual Colombia ya comenzó a dar los primeros pasos.

"Lo que ha quedado ya claro es que los biocombustibles tendrán un acceso universal al mercado de EE.UU.", aseguró el funcionario. Hace unas semanas se dio inicio a la venta de biogasolina, elaborada a partir de alcohol carburante de caña de azúcar que se fabrica en ingenios del Valle del Cauca, y 2006 arrancará con nuevos proyectos de biocombustibles a partir de otros productos.

"Ya empezamos a producir alcohol carburante de caña, se producirá yuca y biodiesel de palma africana y ojalá también de higuerilla", reveló Arias

Según el ministro, es importante abrir el mercado para el biocombustible no sólo por el futuro que tiene esta industria a nivel mundial, sino por que se convierte en una alternativa para los azucareros del país, puesto que el panorama y las pocas perspectivas de conseguir un buen paquete para este sector en el TLC.

Por su parte, el Presidente de la República, Álvaro Uribe, dijo que estaba "pesimista en el azúcar", y explicó que en charlas con congresistas de EE.UU. no había "buenos augurios".

"No creo que podamos aumentar nuestras exportaciones de este producto a EE.UU.", advirtió Uribe.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?