| 2/22/2011 1:45:00 PM

Unas 130 empresas italianas temen por sus intereses en Libia

Las 130 empresas italianas que el Instituto de Comercio Exterior (ICE) de Italia calcula que están presentes en Libia miran con preocupación la revuelta popular contra el régimen del líder libio, Muamar el Gadafi, que puede comprometer sus intereses comerciales y productivos en la zona.

Roma - Las relaciones económicas de Libia con Italia se producen también en sentido inverso, como en el caso del gigante bancario Unicredit, que vio cómo en septiembre pasado su consejero delegado dimitía tras la polémica por el incremento de capital del país norteafricano hasta convertirse, con el 7,5%, en el primer accionista.

Según datos del ICE, el centenar de compañías italianas con intereses en Libia dan trabajo en la zona a unas 600 personas y ahora muchos de estos empleados están comenzando a ser repatriados por sus empresas, ante la escalada de la violencia registrada en las últimas horas.

Este país magrebí es el primer suministrador de petróleo de Italia, con el 23,3% de las importaciones de crudo desde territorio italiano, lo que se tradujo en 2010 en 18,1 millones de toneladas del llamado "oro negro".

Libia supone, además, la cuarta mayor fuente de gas para Italia, con el 10% de las importaciones, por detrás de Rusia, Irán y Azerbaiyán, zonas consideradas desde Roma como poco estables que hacen del país norteafricano una de las principales bazas gasísticas, gracias también a su proximidad geográfica.

Precisamente estos dos sectores productivos son los que más preocupan a las autoridades italianas, cuyo Gobierno, presidido por Silvio Berlusconi, convocó hoy una reunión extraordinaria para abordar la crisis de Libia, estado con el que Italia firmó un tratado de amistad en 2008.

Preocupan, sobre todo, las posibles repercusiones de la crisis libia para el grupo energético Eni, que hoy mismo anunció la suspensión temporal del suministro de gas desde allí a través del gasoducto Greenstream, por el que llegan hasta Italia unos 8.000 millones de metros cúbicos de gas natural al año.

Eni, que aún mantiene a 34 empleados en distintos puntos productivos de Libia, explicó además que ha suspendido temporalmente algunas de sus actividades de gas natural y producción petrolífera en el país norteafricano.

De hecho, en territorio libio Eni bombea 244.000 barriles de petróleo al día, lo que supone poco menos del 15% de la producción del grupo energético italiano, que el año pasado obtuvo por parte del Gobierno libio su compromiso para prolongar otros 25 años sus concesiones allí, a cambio de invertir en ese periodo de tiempo US$28 millones en distintos proyectos.

El grupo de electrónica de defensa italiano Finmeccanica es otro de los que tiene importantes intereses económicos en Libia, de donde ha comenzado a evacuar ya a algunos de sus trabajadores de la planta de Abu Aisha, a unos sesenta kilómetros al sur de Trípoli.

Finmeccanica acaba además de abrir una instalación para el montaje de helicópteros Augusta y ha recibido un importante encargo por parte de las autoridades de Trípoli para rehacer los sistemas de señales ferroviarias.

Y con importantes intereses en ese país norteafricano figuran también las dos principales constructoras italianas, Astaldi e Impregilo, a la que se ha confiado la construcción de tres centros universitarios, así como la automovilística Fiat, que participa en plantas de montaje de vehículos industriales de capital libio e italiano.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?